¿Conoces los beneficios de la natación para los perros?

Se acerca el buen tiempo y tu perro también necesita refrescarse. ¿Quieres que se ejercite a la vez que se lo pasa bomba? Entonces... ¡al agua patos!

Hacer deporte con nuestro perro es una de las actividades que más nos gusta (y a ellos también) ya que además de ejercitarnos, pasamos un momento de ocio y diversión con nuestro fiel amigo.
Correr, coger la bicicleta, lanzar la pelota, dar paseos… Las opciones para que nuestro can obtenga el desgaste energético diario necesario son muchas. Pero, para combatir el calor (ya que estamos deseosos de la época estival) mientras hacemos deporte juntos, la recomendación que proponemos es la natación.
Este deporte, tanto si optas por sus fines deportivos y terapéuticos o simplemente por diversión mientras realiza ejercicio, cuenta con multitud de beneficios para nuestro compañero.

¿Sabías que para un perro 1 minuto de natación es equivalente a unos 4 minutos de carrera?

Como lo lees. Y esto no se queda aquí, hay mucho más...
Igual que nos pasa a nosotros, puede que a nuestro can también le sobren unos kilitos… La natación, junto a una dieta acorde y paseos diarios, puede ser la opción perfecta para que ejercite los músculos de su cuerpo y mejore su resistencia.
La socialización de nuestro perro también se verá beneficiada, ya que un medio tan apacible y agradable para él será el lugar perfecto para establecer un vínculo aún más fuerte con nosotros. Si además optas por lugares comunes con piscina para perros, tendrá relación con otros colegas mientras se zambulle y juega en el agua.
La natación, al tratarse de un ejercicio aeróbico, los pone en forma mejorando su estado a nivel cardiovascular, les aporta confianza y, al mismo tiempo, ¡se lo pasan bomba!

Beneficios terapéuticos

Si tu perro sufre alguna de estas enfermedades, la natación es muy recomendable como terapia y beneficiosa para su recuperación:
·       Artritis

·       Parálisis

·       Accidente cerebrovascular

·       Degeneración muscular

·       Rotura de ligamento cruzado

·       Displasia de cadera

El tiempo que pasen en el agua al comenzar con este deporte será escaso, unos minutos como máximo. No te preocupes, a medida que se mimetice con el entorno y con la nueva técnica de ejercicio acabará por no querer salir del agua.

Eso sí, si no le gusta esta opción ¡no obligues a tu perro a nadar! Muchos perros no ven el agua como un aliado (ni siquiera en una bañera calentita), y si lo fuerzas a zambullirse en el agua puede terminar generando un trauma en él.

Continúa leyendo