Cómo limpiar las legañas a nuestro perro

La estilista canina nos cuenta cómo limpiar los ojos al perro y así evitar posibles complicaciones como la conjuntivitis o infecciones oculares.

01:01

La limpieza regular de los ojos de nuestro perro es fundamental para su salud ocular. Al limpiarle las legañas estaremos evitando que la suciedad acumulada entre en contacto con el globo ocular y así se reducirá el riesgo de contraer una infección. La estilista canina Mª Ángeles Gutiérrez nos ha enseñado en este vídeo a quitar las legañas del perro con un peine especial y el producto de limpieza ocular que recomiende el veterinario. Esta sería una limpieza de profesional. Pero si en este momento no dispones del peine específico ni el producto recomendado, puedes retirarle la suciedad del ojo con suero fisiológico o manzanilla tibia.

Lo primero que hay que hacer para evitar tirones y hacerle daño al peludo es humedecer la legaña, ya que muchas veces está se seca. Para ello, tomaremos una gasa estéril y la empaparemos en suero fisiológico. Después masajearemos suavemente la legaña. Es importante no tirar ni presionar porque le haremos daño al peludo. Sigue masajeando y humedeciendo la legaña hasta que esta se suelte. Importante: usa una gasa para cada ojo. Si usas la misma puedes pasar la suciedad e incluso una posible infección de un ojo a otro. Se recomienda seguir esta rutina de limpieza dos veces a la semana o más si el perro es propenso a generar mucha legaña.

Legañas al despertar

Si por las mañanas, tras un largo sueño reparador, tu peludo tiene legañas, no te preocupes. ¡Son las mismas que tienes tú al despertarte! Límpiaselas y listo.

Legañas verdes o amarillentas

Sin embargo, si el perro tiene los ojos enrojecidos y con legañas verdes o amarillentas, te recomendamos que lo lleves al veterinario lo antes posible ya que podría tener conjuntivitis o una infección. No lo dejes porque la situación podría empeorar.

Legañas en perros cachorros

¿Tu cachorrito tiene legañas de color blanco? Si el animal está perfectamente (no se rasca los ojos, no produce moco por la nariz, puede abrir perfectamente los ojos, la legaña no cambia de color, ni tiene los ojos rojos) y lo que ocurre es que genera constantemente este tipo de legaña, que es como una telilla y se elimina fácilmente, no hay de qué preocuparse. Este tipo de secreciones son comunes en perros de hasta un año de edad y se le conoce con el nombre de conjuntivitis folicular del cachorro. De todas formas, cuando lleves al cachorro a vacunar (este periodo comprende una buena dosis de vacunas) informa al veterinario de esto.

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS