¿Tu perro podría sufrir TOC?

Las mascotas, al igual que las personas, pueden padecer trastornos obsesivos compulsivos. Te contamos cómo detectarlos en tu perro y qué hacer al respecto.

Los perros, al igual que las personas pueden sufrir TOC (Trastorno Obsesivo Compulsivo). ¿Sorprendido? Pues es más común de lo que pensamos. Si los humanos afectados por estos trastornos pueden lavarse las manos un sinfín de veces al día por miedo a contagiarse de virus o comprobar de forma insistente si se han dejado el grifo abierto, la luz encendida o la puerta cerrada con llave, nuestros peludos pueden perseguirse la cola de forma anormal, estar ansiosos pensando solo en ir al parque para que les lancemos la pelota o chupar irrefrenablemente su juguete favorito y su propia piel. No, esto no es normal y si lo observas en tu mascota deberías llevarla al veterinario para que la examine.

En el caso específico de los perros que persiguen su cola obsesivamente, se encuentran similitudes con el comportamiento de personas con TOC:

- Ambos empiezan a mostrar estas conductas a una edad temprana.

- Suelen llevar a cabo más de una actividad compulsiva.

- El TOC en personas tiene relación con situaciones traumáticas y de estrés ocurridas en la infancia. En el caso de los peludos, se ha observado que se persiguen la cola más frecuentemente los canes que han sido separados demasiado pronto de sus madres.

- Muchos humanos con TOC son tímidos y tienen comportamientos inhibidos, ocurre lo mismo con los cánidos perseguidores de su cola.

¿Hace tu perro suficiente ejercicio?

Repetimos que ante cualquier comportamiento anormal de la mascota, lo primero que hay que hacer es acudir a la clínica veterinaria. Dicho lo cual, existen ciertos consejos que podemos empezar a llevar a cabo desde ya con la aprobación del experto.

Sé sincero, ¿tu perro sale a la calle lo suficiente para gastar su energía y desfogar fuera de casa? Ocurre que aunque los perros hayan sido diseñados para moverse mucho más de lo que lo hacen, hoy en día sean más sedentarios de lo que debieran. Pasear con él más tiempo, llevártelo a correr si eres runner, practicar agility y jugar y ofrecerle juguetes interactivos pueden ayudar con los comportamientos compulsivos.

¿Quieres seguir profundizando es este interesante tema? ¡No te pierdas la galería de fotos que hemos preparado!

Continúa viendo nuestras galerías