Por qué deberíamos prestar atención a las almohadillas del perro