Los peligros de que el perro tire de la correa llevando collar

Pasear al perro con continuos tirones de la correa puede pasarle factura a su salud. También a la tuya. ¿No te lo crees? ¡Sigue leyendo!

El cuello de tu perro es mucho más delicado de lo que crees. Al igual que nos sucede a los humanos, por esta zona de su anatomía transitan nervios, arterias, se encuentra el esófago y la tráquea, la glándula mandibular, el tiroides, existen nódulos linfáticos y se localizan las vértebras cervicales. Se trata de una zona muy sensible que puede ser sometida a continuos tirones y presiones, como los que se ejercen sobre ella si el peludo no sabe pasear, mejor dicho, no se le ha enseñado a pasear (camina dando tirones) y lleva un collar. Los efectos secundarios pueden ser bastante graves: dolores articulares, aumento de la presión intraocular, hernias, dolor crónico y hasta problemas comportamentales.

¿Cómo puede afectar la tensión de la correa al comportamiento del perro? Muy sencillo, esta tensión genera estrés en el animal y los tirones le pueden producir calambres… En estas circunstancias, ¿tú estarías de buen humor? Seguro que no. Eso, sin contar con que se vuelva antisocial y no tenga ni un amigo perruno. La explicación está en que los perros se comunican también por medio de su lenguaje corporal, lenguaje corporal que se ve afectado por la tensión de la correa. El perro no camina de forma natural ni emite esas señales que les sirven a los otros canes para conocer sus intenciones. Lo que hace el peludo es ir tirando en línea recta a los otros cánidos. Estos, al no saber sus intenciones no le darán un buen recibimiento. Si la situación se repite es posible que tu perro pase a odiar a sus congéneres y se vuelva antisocial.

Soluciones antitirones

Lo ideal es educar al perro para que aprenda a pasear: tranquilo, sin dar tirones, obedeciendo a tus palabras… Así no daremos lugar a que el problema eche raíces. Si tu mascota ya tira de la correa cuando salís, es hora de cambiar su collar por un arnés antitirones, que reparte la tensión por el pecho, una zona más fuerte y menos dolosa que el cuello. Además, con un arnés será más fácil manejar a un animal grande y fuerte.

A continuación, te contamos cuáles son los peligros que entrañan que el perro tire de la correa llevando un collar.

Continúa viendo nuestras galerías