Llega el calor. Consejos para que el perro no lo pase mal

¿Sabías que el calor afecta más rápidamente a los perros que a los humanos? Los cánidos no pueden transpirar del mismo modo que lo hacemos nosotros (lo hacen en muy menor media a través de las almohadillas de sus patas) y son mucho más sensibles que nosotros a los golpes de calor. Te damos unos cuantos consejos para hacerle más llevadero el calor a tu mascota.

El verano es sinónimo de vacaciones, de quedar más con los amigos y la familia, de tener más tiempo para las cosas que nos gustan hacer, de horarios reducidos en el trabajo… ¡y de altas y sofocantes temperaturas! Si durante estos días hay momentos en los que te sientes sin energía o te notas cansado, quizá sea por los efectos del calor. ¿Y tu perro, tiene las mismas sensaciones? Probablemente la respuesta sea sí aunque él no pueda decírtelo. No en vano los peludos ralentizan su ritmo en esta época, están como más “tirados”, más somnolientos, ¡si hasta quieren volver antes del paseo!

 A los canes les afecta más el calor que a los humanos, solo transpiran ligeramente a través de las almohadillas de sus patas y regulan la temperatura del organismo abriendo la boca. Por eso, hay que estar especialmente vigilantes para que no sufran el temido golpe de calor.

¿Crees que si rapas a tu peludo va a estar más fresquito? Para nada, el pelo le sirve al animal para protegerle del sol por lo que si lo rapas, estarás dejando su piel indefensa ante los efectos nocivos del astro rey, como las quemaduras. Además como en la naturaleza todo tiene un porqué, con las altas temperaturas el perro irá deshaciéndose del subpelo, ese que parece un algodoncillo y le proporciona calor en invierno. Tú puedes ayudarle a librarse de él y estar fresco más rápidamente con cepillados frecuentes.

Es de sentido común pero no nos cansaremos de repetir que el bebedero de la mascota deberá estar situado a la sombra, su agua tendrá que ser fresca, no helada, por lo que tendremos que cambiársela más veces que en invierno, ponérsela de la nevera o echarle algún cubito de hielo.

Por último, queremos destacar los juguetes refrescantes para perros que existen en el mercado porque cumplen dos funciones: divertir al animal y aliviarle del calor. Este campo es tan extenso como la imaginación: piscinas especiales, pelotas que expulsan agua por diminutos agujeros al ser mordidas, huesos masticables que se meten en el congelador y se enfrían… ¿No te parecen unas ideas geniales? A tu perro seguro que sí.

Continúa viendo nuestras galerías