Consejos para evitar que el perro se maree en el coche

Si te gusta viajar en coche y lo haces con frecuencia y en compañía de tu perro, hay algunos pasos a seguir para evitar los temidos mareos.

Muchos perros se marean en los viajes en coche, sobre todo los cachorros y los más jóvenes, exactamente igual que las personas. Puede deberse a muchas causas: falta de costumbre, conducción brusca, exceso de nervios, comidas copiosas, sobreexcitación… Nosotros tenemos un papel fundamental en la prevención de estos mareos, estableciendo un hábito para nuestro perro y tomando algunas medidas que no le hagan pasar ese mal rato.

Una de las grandes causas de los posibles mareos es la ansiedad, provocada por un desconocimiento del animal tanto del entorno del coche como del sitio al que nos dirigimos. De hecho, la ansiedad es un mal que afecta a muchos perros y como tal debe consultarse con el veterinario.

En estos casos, el control de la ansiedad pasa por pasar tiempo con él durante el viaje, o al menos atenderle periódicamente. Esta cuestión es complicada pues debemos encontrar un equilibrio entre estar pendientes de él para que no tenga episodios de ansiedad y mareos y no mimarlo demasiado, pues asociaría su estado a nuestras caricias y mimos.

Para los perros es muy importante establecer patrones y hábitos de costumbre, en este caso en lo relativo a los trayectos en coche. Que reconozca el entorno, que haya objetos suyos y que huelan a casa en el vehículo o que vaya acostumbrándose periódicamente serán pasos clave para que el animal pueda viajar en coche sin traumas de por medio.

Por ello, también es esencial que desde pequeño le vayamos acostumbrando al coche con viajes cortos y a lugares agradables. Además, para reducir su ansiedad, podemos asegurarnos de que hace ejercicio antes del viaje, pero, ¡ojo!, no justo antes, pues puede sobreexcitarse. Lo mismo ocurre con mantenerle entretenido durante el viaje. Es buena idea, pero que no sea una sesión de juego muy intensa, pues puede provocar el efecto contrario.

En todo caso, recuerda: los pasos fundamentales para que nuestro perro se acostumbre al coche son crearle el hábito, generarle una asociación positiva con el vehículo y premiarle tras el viaje. Con estos y otros sencillos pasos, estaréis listos para emprender montones de viajes juntos.

Continúa viendo nuestras galerías