Señales que indican que tu perro tiene dolor

¿Tu perro no deja de lamerse la pata? ¿Respira más rápida y superficialmente que de costumbre? ¿No encuentra la postura para tumbarse en su camita? Es posible que tenga dolor en alguna parte de su cuerpo.

Si se pone agresivo por el dolor, no le regañes. Lo hace porque teme que la hagas daño.

¡Qué fácil sería que nuestro perro nos dijera claramente que le duele la pata derecha o la oreja! ¡Cuántos quebraderos de cabeza nos ahorraría y qué rápido sería ponerle fin a su molestia! Pero, aunque el can, como si de un bebé se tratara, no pueda contarnos con palabras qué zona le duele, sí que nos manda señales al respecto, más allá de, por ejemplo, una cojera. Te contamos cuáles son para que así tomes rápidamente cartas en el asunto. ¡Apunta!

1. El perro gime y llora

Un signo muy claro de que al perro le pasa algo es que gimotea o lloriquea, bien constantemente o a ratos, bien moviéndose sin parar o quedándose quieto. Es posible que si nos acercamos al peludo suba el volumen de las vocalizaciones.

2. Se lame constantemente

Aunque también puede ser síntoma de TOC, el lamido excesivo puede indicar que el perro está dolorido. Lamiéndose, el peludo busca calmar el dolor que siente además de limpiar y curar una herida, que puede ser externa o interna. Si tu mascota se chupa las patas y luego se las pasa por los ojos, es muy posible que sienta dolor en ellos.

3. Cambian sus hábitos de sueño

Tanto si el peludo repentinamente tiene problemas para dormir (le notas inquieto, llora, ladra e intenta llamar tu atención) como si pasa más horas de la cuenta en su camita son signos de dolor. También es posible que el animal no encuentre la postura para tenderse a descansar, tumbándose y volviéndose a levantar al poco rato o adoptando una posición rara.

4. No come

Igual que nos ocurre a los seres humanos, un perro que sienta dolor porque está sufriendo una enfermedad no tendrá ganas de comer. También puede ocurrir que sí tenga ganas de comer pero sienta dolor en el desplazamiento al comedero.

5. Su respiración se acelera

El perro no ha hecho ejercicio y, sin embargo, jadea. Su respiración se ha acelerado y es más superficial. Es signo habitual de malestar.

6. Reacciona cuando lo tocas

Para saber si a tu peludo le duele una zona del cuerpo, puedes ir palpándole firmemente a la vez que con mucho cuidado (puedes hacerle daño y puedes llevarte un bocado de regalo). Si cuando le tocas, por ejemplo, en un punto del lomo, el can llora, gruñe o se pone agresivo, está claro que es ahí donde siente dolor. Puedes buscar heridas entre su pelaje o si notas que la molestia está en las patas, ver si es capaz de apoyarlas en el suelo o si cojea.

7. Se esconde y/o se pone agresivo

Algunos perros que están doloridos prefieren aislarse de sus humanos e incluso se ponen agresivos si estos intentan acercarse. Si es el caso, no le regañes, actúa así porque teme que puedas hacerle daño.

8. Tiembla

Es frecuente que un perro que tenga dolor en el abdomen, que tenga gastroenteritis, por ejemplo, tiemble levemente. También se da en perros mayores que sufren artritis o artrosis a los que les tiemblan y duelen las patas.

Es importante tener en cuenta que estas señales de manera aislada pueden significar otras cosas, por lo que habrá que valorar si se presentan varias a la vez. Y, ante la duda, lo más sensato es llevar a la mascota al veterinario.

Mar Aguilar

Mar Aguilar

Soy redactora jefe web de Muy Mascotas y enamorada de los animales, especialmente de un golden retriever llamado Bruce y de un bosque Noruega de nombre Bombón. Me interesan los temas medioambientales y defiendo a capa y espada a los animales que no tienen voz. También me gusta levantar pesas, subirme a la bici (estática), hacer yoga, leer y lo que a todos: ir al cine, estar con los amigos y bla, bla, bla. Puedes contactar conmigo en maguilar@zinetmedia.es

Continúa leyendo