Razones por las que un cachorro de perro no quiere comer o beber

Los cachorros son glotones por naturaleza. Sin embargo, podrían presentar inapetencia por diversas razones.

Cachorro de golden retriever junto a un cuenco de comida.

Al igual que los bebés, entender a un cachorro que acaba de llegar a un nuevo hogar no es sencillo. Pese a que los perritos cachorros son activos, juguetones y divertidos, es posible que tu peludo no tenga apetito y no muestre el más mínimo interés en su comida. Aunque no hay que alarmarse, es mejor acudir a un veterinario en el caso de que nuestro perro siga sin probar la comida. Aquí van algunas pautas sobre lo que puede sucederle a tu amigo peludo.

El sistema nervioso de los cachorros es el encargado de controlar el apetito tras recibir información del cerebro y de distintos órganos del animal. Lo normal sería que el perro comiese cuando tuviera hambre, pero en algunas ocasiones el cachorro podría no mostrar apetito pese a recibir dicha información del cerebro.

Si tu perro acaba de llegar a casa o convive con otros perros, deberás darle un poco de margen hasta que se acostumbre. Tendrá que adaptarse a su nuevo entorno y aprender a convivir junto a sus nuevos compañeros. En el caso de que los otros perros se muestren territoriales o dominantes con la comida, es muy importante que te asegures de que hay más de un comedero en casa, distribuyéndolos en distintas habitaciones para que no peleen por la comida.

El perro ignora la comida

Aunque existen muchas causas por las que un perro puede dejar de comer, hay que tener muy presente que los perros se guían fundamentalmente por el olfato, por lo que un leve resfriado que congestione su nariz es motivo suficiente para que el cachorro deje de comer durante unos días.

Por otro lado, es posible que el alimento no sea de buena calidad o que sencillamente este no sea del agrado del animal. Si tu perro no prueba bocado del pienso que le has dejado en el cuenco, intenta cambiar de marca o trata de darle otros alimentos aptos para cachorros. Además, puede que el pienso que le has proporcionado no se encuentre en buen estado o que no tenga la cantidad de proteínas y nutrientes suficientes para él. ¡Revisa bien las etiquetas y comprueba la fecha de caducidad!

El peludo no bebe agua

Es posible que el peludo sí coma pero que, por el contrario, no beba agua. Esto podría estar relacionado también con alguna enfermedad o infección, por lo que si pasados unos días el peludo sigue sin beber agua, deberás acudir al veterinario para evitar que se deshidrate o que su salud empeore.

Aunque existen muchas razones por las que un cachorro no bebe agua, hay que tener presente que podría tratarse de una infección o una enfermedad digestiva, así que tendrás que estar pendiente del peludo y de su orina. Además, al igual que la comida, el agua tendrá que estar limpia y fresca y se tendrá que cambiar a diario. A nadie le gusta comer o beber en un plato o un vaso sucio, ¿verdad? ¡Pues a los perros les sucede exactamente lo mismo!

CONTINÚA LEYENDO