¿Qué hacer si el perro se quema?

Los accidentes domésticos pueden sufrirlos nuestras mascotas tanto como nosotros. Uno de ellos son las quemaduras. Debemos tener clara la manera de actuar cuando nuestro perro se quema.

La cocina es un sitio peligroso
La cocina es un sitio peligroso

El mejor remedio para las quemaduras o cualquier accidente que surja en casa es la prevención. Poner atención a los pasos que da nuestro perro y extremar la precaución cuando manejamos el fuego o un objeto ardiente será esencial para que nuestro animal continúe viviendo sin problemas.

Pero como estas cosas pasan, vamos a conocer cómo intervenir en caso de que nuestro can entre en contacto con una sustancia u objeto muy caliente.

¿Cómo puede quemarse?

Los agentes que pueden producir quemaduras en nuestro peludo son:
• El fuego directo.
• Secadores de pelo.
• Aparatos eléctricos.
• Sustancias químicas.
• Aceite, agua o cualquier líquido hirviendo.
• Mantas térmicas.
• Calefactores.

Cada uno de ellos producirá una herida diferente en la piel de nuestro animal. Por ejemplo, el contacto directo con el fuego le causará cicatrices amplias y gruesas que necesitarán de una intervención para reconstruir la zona, tanto por razones estéticas como prácticas.

Tipos de quemaduras

Existen varios tipos de quemaduras según las sustancias que las provoca.

Quemaduras térmicas

Dentro de este grupo podemos diferenciar:

- Quemaduras de primer grado o superficiales. Son de gravedad leve, afectan a la epidermis y tienen fácil solución.

- Quemaduras de segundo grado o de espesor parcial. Dañan la epidermis y en ciertas partes a la dermis. El tiempo de tratamiento será tan largo como grande sea la extensión de piel perjudicada.

- Quemaduras de tercer grado o de espesor completo. Son las más graves, perjudicando a toda la piel y órganos cercanos.

Si el animal ha sido damnificado en más de un 50% de su piel y presenta quemaduras de segundo y tercer grado el veterinario aconsejará la eutanasia.

Proceder. Empapa unos paños con agua fría y ponlos sobre la superficie afectada de inmediato. Otra opción es aplicarle el agua fría directamente (sin presión) o sumergirlo en ella. No utilices pomadas ni otro tipo de productos que utilicéis los humanos o de los que te hayan hablado, ve sin demora a la clínica veterinaria u hospital de urgencias más cercano.

El tratamiento que vamos a tener que aplicarle a partir de este momento nos llevará mucho tiempo, atención y varios sacos de paciencia pues el animal no lo va a pasar bien y te lo hará notar.

Prevención. La que todos estáis pensando: prohibir el contacto de tu animal con cualquier foco de máximo calor como las vitrocerámicas, calefactores, chimeneas… De hecho, mantenerle lejos de ellas. 


Quemaduras eléctricas

Estas quemaduras se originan cuando nuestro perro ha estado en contacto directo con un punto de corriente eléctrica (al mordisquear los cables de tu lámpara). Los daños se verán en boca, labios y lengua. Dependiendo del caso serán más o menos graves y más o menos grandes.

Proceder. Si el animal está consciente intenta serenarle de algún modo. Si se ha desmayado ábrele la boca y coge su lengua suavemente pero firme. Llévalo de inmediato al veterinario.

Prevención. Si tu perro es de los que lo mordisquean todo, aunque te vaya a parecer increíble, también puede apetecerle entretenerse con los cables de tu hogar. Por lo tanto, coloca los cables en lugares a los que tu peludo no pueda acceder (detrás del sofá, detrás de la lámpara en cuestión…). Echa un vistazo por toda tu casa y cambia de posición aquellos cables susceptibles de ser mordidos.

Las quemaduras químicas se producen por sustancias como la lejía o la sosa

Los culpables son productos químicos oxidantes, reductores, corrosivos,...

Proceder. Utiliza gran cantidad de agua para lavar la parte de piel afectada porque con ello lograremos quitar parte de la sustancia, o al menos, conseguiremos que se diluya y tenga menos efecto,
Evita que tu mascota intente curarse a si mismo rascándose o lamiéndose porque esto haría que el producto se extendiera a otras partes del cuerpo.
Después de esta rápida intervención, acude de inmediato a su veterinario.

Prevención. Estas sustancias tienen que estar lo más alejadas posibles del animal así que guárdalas en lugares inaccesibles para él. Cuando las estés utilizando, asegúrate de que el peludo no esté cerca, mantenlo en una habitación aparte.

Etiquetas: Enfermedades de perros

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS