Prevención contra la obesidad, ¿cómo controlo a mi perro?

Nuestros canes pueden caer fácilmente en el sobrepeso teniendo en cuenta la vida que suelen llevar en la actualidad. Vamos a ponerle prevención o remedio a este mal del peludo urbanita.

Un perro con sobrepeso tumbado en el césped
Un perro con sobrepeso tumbado en el césped

Eres el encargado de saber cómo prevenir que tu animal se pase del peso que le corresponde cuando es cachorro porque así podrás impedir que el peludo sea obeso cuando se haga mayor. Será más difícil bajarle de peso durante el resto de su vida si de cachorro ya está en sobrepeso. Para lograr esto tendrás que acudir al veterinario y hacer caso a cada pauta que te dé en este sentido.

Si fallas o pasas de los consejos recibidos y tomas tu propio camino, estarás acrecentando las probabilidades de que el peludo sufra obesidad. Esto no ocurrirá si controlas el peso de tu mascota de manera regular, ya sea con una báscula casera o en la profesional de la clínica veterinaria. Si entre el veterinario y tú calculáis que tu mascota está un 15% por encima de su peso correcto has de saber que tu perro tiene obesidad.

Este problema es también desencadenante de otros muchos. Una vez confirmada la enfermedad por parte del veterinario será el momento de...

  • La dieta. Debes ponerle remedio a dicha patología comenzando por administrarle un pienso para adelgazar y así conseguir que vuelva a su peso idóneo, lo que le llevará a estar sano de nuevo y conseguir que viva más años. Debe ser un producto de alta calidad recomendado por el veterinario. Tendrá que estar en sintonía con su estilo de vida, edad y la cantidad de ejercicio que haga. El alimento de adelgazamiento será siempre alto en fibra y bajo en grasas.
  • Revisiones. Habrá que seguir el estado de tu animal para saber si la obesidad le está llevando a padecer otras  enfermedades colateralmente.
  • Ejercicio. Es una parte fundamental del tratamiento. Comienza con un par de paseos de unos 15 minutos al día (nuestro perro en esta etapa va a cansarse enseguida). Poco a poco y bajo el control del profesional iremos aumentando la duración de los paseos y el número de ellos al cabo del día. 

Entre otras cosas, el veterinario te recomendará: repartir el alimento diario en tres tomas; alejar a tu animal de la cocina cuando estés preparando vuestra comida y dejarlo en otra habitación cuando estéis comiendo; administrar únicamente el producto recomendado para bajar de peso. Si aparte de esto le seguís dando restos de vuestra comida o chuches, no servirá de nada todo el esfuerzo tanto vuestro como del animal; pesar al animal semanalmente y seguir un control de ello para llevarle los datos al veterinario cada tres semanas y así él pueda valorar si el tratamiento está dando resultado y cumplir las reglas de ejercicio.

Ten en cuenta que en el caso de algunos perros será necesaria la hospitalización para que el profesional siga una supervisión más centrada y pueda conseguir bajar el peso del animal con mayor rapidez y efectividad. No será así en todos los casos, solo en aquellos en los que el tratamiento desde casa no resulta efectivo.

Cuando comprobéis que el perro ha conseguido volver a su peso ideal, podrás volver a cambiar de pienso a uno adaptado a sus nuevas características (peso, edad y ejercicio diario) o seguir uno light para que no vuelva a caer en la enfermedad. El veterinario será quien te dé la respuesta. A partir de aquí, tendrás que adaptar paulatinamente a nuestro colega al nuevo alimento, ya sabemos lo que les cuesta cambiar de dieta.

Evita las recaídas manteniendo el ejercicio y controlando sus kilos

Debes impedir a toda costa que tu mejor amigo vuelva a caer en la obesidad, para esto tendrás que ser estricto en su alimentación y darle exclusivamente su pienso de calidad. Las chuches están permitidas pero en contadas y justificadas ocasiones aunque bajo ningún concepto vuelvas a darle restos de tu comida. Elije unos snacks light.

El ejercicio ahora podrá ser menos moderado y durar más. Enséñale a perseguir la pelota o haz deporte con él, servirá para fortalecer vuestro vínculo. Tendrás que seguir yendo al veterinario periódicamente para continuar manejando su peso. Al menos una vez cada tres meses.

Etiquetas: Alimentación cachorrosEnfermedades de perros

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS