Perro enfermo, ¿cómo le hago más fácil la visita al veterinario?

Son muchos los motivos por los que nuestro peludo tendrá que acudir a la clínica veterinaria a lo largo del año, es mejor que le hagamos la visita lo más llevadera posible. ¿Cómo? ¡Te explicamos!

Tu perro estará más calmado si tú le sujetas
Tu perro estará más calmado si tú le sujetas

El veterinario va a ser una persona importante en la vida de tu perro. Tendrá que hacerle revisiones periódicas, vacunarle, ponerle el chip, recetarle medicamentos… Por estas mismas causas no siempre va a ser un ser querido por nuestra mascota por muy bien que se porte con ella así que vamos a seguir una serie de pautas para que la experiencia de ir a la clínica veterinaria no sea un motivo de ansiedad para el animal.

Antes de salir de casa

Visita al veterinario siempre que lo creas importante, que no te de vergüenza ser insistente porque eres quien mejor conoces a tu animal y si notas que algo sigue sin ir bien, es mejor no conformarse.

Tu veterinario está ahí para ponerle remedio a lo que le ocurra y tantas veces como haga falta así que adelante. Antes de salir de casa repasa bien cada detalle que pueda ser significativo para el diagnóstico de la posible enfermedad. Desde cuándo le notas distinto, cuáles son las señales que te hacen suponer una enfermedad…Cada pequeña anécdota puede ser útil. 

Cuando vayas a salir acuérdate de coger la cartilla, su tarjeta de identificación y todos los posibles informes, sustancias o medicamentos que creas tengan algo que ver con lo que le ocurre al animal.

Durante la visita al veterinario debemos controlar el comportamiento de nuestra mascota

Si tu peludo es de los que lo pasan mal cuando están en la sala de espera del veterinario puedes pedir cita antes, así te asegurarás (más o menos) que no vais a pasar mucho tiempo dentro.
Debemos tener presente que nuestro animal no será el único en la sala de espera así que controla los movimientos de tu peludo para que no moleste a otros que puedan estar pasándolo mal.
Igualmente pasará con nuestro comportamiento, tenemos que ser respetuosos con los otros dueños, animales y siempre sujetar a nuestro amigo con el collar y la correa, desde que entremos hasta que salgamos. Lo mejor es esperar en la calle si nuestro peludo se pone agresivo con otra mascota o demasiado pesado.
Una vez en la consulta, sé preciso con lo que ocurre, el veterinario trabajará mejor si somos detallistas pero exactos con lo que necesita saber. Cuéntale justamente los datos que has repasado en casa.

Ayuda al veterinario cuando tenga que sujetar a tu perro. El animal va a estar más tranquilo si eres tú quien lo coge, con lo cual aligeraremos el trabajo del profesional, podremos evitar posibles mordiscos fruto del miedo y podremos irnos antes a casa. Puede incluso que tu pequeño se ponga tan nervioso que haya que ponerle un tranquilizante para poderle revisar, tú serás quien tenga la última palabra en esta decisión.

El veterinario necesitará realizar pruebas diagnósticas como radiografías, análisis… No tengas miedo en preguntar cuánto te costará esto y cuál es el objetivo de cada prueba. El veterinario está para curarle pero también para informarte.

Lo mismo ocurre una vez acabado el trabajo del profesional, si no has entendido algo no te preocupes si necesitas preguntar algo que no has entendido. Haz por enterarte de todo lo que quieras.
Una vez fuera de la consulta, toca pasar por caja. No puedes hacerte una idea de las personas que preguntan: ¿se debe algo?... Seamos serios, estamos ante un profesional que ha realizado un trabajo.

Después de salir de la clínica veterinaria

Una vez acabada la visita nos puede tocar comenzar con el tratamiento recetado. Es nuestro momento de poner en práctica las pautas marcadas por el profesional. No pares el tratamiento aunque notes que tu animal está bien exteriormente. Sigue lo marcado por el profesional hasta que te haya dicho. Eres pieza clave en la curación de tu mascota.
Si tu peludo no mejora con el paso de los días, habrá que volver a la clínica o podemos buscar la opinión de otro veterinario.
A parte de la visita puntual por alguna enfermedad, cumple con el calendario establecido de desparasitación y vacunación.
Si sigues estos consejos tu perro gozará de una salud de hierro y ayudarás a alargar su vida. ¡Perfecto!

Etiquetas: Enfermedades de perrosPerro con fiebrePerro enfermoPerro triste

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS