Peluquería anti estrés, ¿en qué consiste?

Cuando un peludo ha pasado por un momento traumático o se pone muy nervioso al cortarle el pelo los peluqueros ponen en marcha técnicas de relajación, ¡te contamos cuales son!

No atar al animal es una de las claves
No atar al animal es una de las claves

Llevar a nuestro perro a la peluquería no supone únicamente un lavado y corte de pelo, los peluqueros tienen suficientes conocimientos para cuidar la piel de tu animal y también tratarlos como lo necesitan. Además, en los últimos tiempos se está implantando una forma de peluquería indicada para aquellos animales que tienen trastornos psicológicos por alguna mala situación vivida o porque son miedosos de por sí. Hoy os damos las claves de esta peluquería que tranquilizará e incluso mejorará la salud mental de un animal con problemas.

Por ende los peluqueros tratan con todo el respeto y paciencia a los animales que les visitan. Será algo beneficioso para el animal y también para el trabajo que realizarán. “Si un peludo tiene una mala experiencia en la peluquería será difícil trabajar con éxito con él en futuras visitas, pero si le tratas con cariño, calma e incluso algún juego, asociará ese momento con algo positivo”, nos cuenta Mamen Orellana, peluquera en Centros Veterinarios Mascoteros.

Continúa diciéndonos que siempre recomienda a sus clientes acostumbrar en casa desde el principio a los animales a los cepillados, a los baños, a los aparatos de peluquería e indica la manera de usarlos: unos peines deben usarse en la dirección del pelo y hay otros que deberán ir a contrapelo (las instrucciones de los peines especializados te indicarán cómo hacerlo); para mantener quieto al perro hay que poner la mano por detrás del perro, colocando la muñeca entre las dos patas traseras y sujetando la tripa; si no se deja cepillar, habrá que transformar ese momento en un juego y darle un snack al animal cuando se deje.

Pero hay momentos en los que es imposible, porque se haya adoptado a un perro que haya sufrido maltrato o algún tipo de trauma que le ha convertido en un animal miedoso o con conductas violentas o porque ha sufrido una mala experiencia en peluquería y ya no quiera aparecer por ninguna.

Si un animal se pone muy nervioso una opción es que el humano esté en la peluquería

En estos casos se aplicará la peluquería anti estrés. Las claves de este tipo de peluquería son:

· Una visita previa. Si el perro lo pasa muy mal un primer acercamiento le vendrá genial antes de cortarle el pelo. Deberás acudir a la peluquería para que conozca al trabajador y pueda oler la habitación. Este momento también será aprovechado por el peluquero para preguntar cosas al propietario: cómo es el animal, a qué le tiene miedo, si ha acudido a otros peluqueros y cómo se ha portado…

· Todo el tiempo del mundo. “En los casos en los que el propietario nos dice que su animal sufre ansiedad en la peluquería o viene de una protectora y no sabemos cómo va a reaccionar, no cogemos ninguna cita más en toda la mañana. Es preferible porque no tienes un tiempo estimado y puedes estar con el animal el rato que le haga falta”. Así tampoco harán esperar a los siguientes peludos.

· El animal está suelto. Normalmente nuestros peludos están sujetos con una especie de correa como las que usamos para los paseos, que está sujeta en la pared, para que no se mueva mucho y sobre todo, para que, si hace un movimiento nervioso, no se caiga al suelo desde la mesa de trabajo, pero la peluquería anti estrés trabaja con el animal suelto para que no se sienta atrapado ni vulnerable. Esto le ayuda a relajarse.

· El propietario en la peluquería. A muchos perros nerviosos les tranquiliza el simple hecho de que su humano esté junto a él mientras los peluqueros le cortan y peinan. Es un remedio bastante efectivo y sencillo si la persona tiene tiempo.

· En dos visitas. Hay veces que una sesión de peluquería empieza bien pero con el paso de los minutos el perro comienza a ponerse nervioso e incluso violento, en estos casos Mamen nos indica que “prefiero decirle a la persona que lo dejemos donde está, lleve el perro a casa y le dé un par de días para tranquilizarse y después vuelva para acabar el trabajo”. Es mejor no llevar al límite al animal.

 

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS