Pautas imprescindibles para prevenir enfermedades en perros

Existe una serie de pautas que no debemos dejar pasar dentro de los cuidados veterinarios de nuestra mascota. El profesional tiene un papel muy importante pero es nuestra responsabilidad cumplirlas.

La desparasitación se hará cada tres meses

Los humanos encargados de la vida de un animal doméstico no solo tenemos que darle de comer y jugar con él de vez en cuando, llevar a rajatabla una serie de pautas sanitarias y seguir el calendario que nos marque su veterinario va a ser una de las prioridades de la tenencia responsable. Nuestro perro, nuestro mejor amigo, también necesita una "puesta a punto" de vez en cuando.

Vacunación

El ser humano es verdaderamente curioso, cuando no tiene algo desea locamente tenerlo... pero cuando lo ha conseguido, deja de valorarlo en breve plazo. ¿Cuánto daríamos por tener una vacuna contra el SIDA? Ponemos este ejemplo tan extremo porque tenemos muchas vacunas que curan enfermedades graves de nuestros perros pero, por alguna razón, muchos de los propietarios no ven necesarios ciertos recordatorios. La pereza y el dinero también pueden ser sus excusas pero dentro de las responsabilidades sanitarias que tenemos los humanos para con nuestros animales entra la de poner prevención a toda enfermedad que podamos.

La vacunación es indiscutiblemente un gran invento, un logro científico de incalculable valor, un sencillo método mediante el que "enseñamos" a un ser vivo a defenderse de seres con malas intenciones... ¿Por qué la vemos como una molesta rutina y un ataque frontal a nuestras economías?

Es, además, el único método preventivo que tenemos a nuestra disposición para enfrentarnos con garantías a la lucha contra el moquillo, la parvovirosis, la rabia... Un sencillo método que proporciona a nuestro mejor amigo potentes armas con las que defenderse.

Debemos recalcar que hay ciertos casos en los que, a pesar de tener al perro vacunado, puede producirse la enfermedad por varias razones:

· Porque el animal está bajo de defensas.

· Porque el virus que provoca la enfermedad tiene demasiados recursos.

· Porque es distinto a los virus que llevaba la vacuna.

Para entender esta última parte, comentar lo que sucede año tras año con las vacunas de la gripe: estas vacunas son distintas todos los años porque "los bichos" que provocan la gripe también cambian. Si la vacuna no lleva la información de "los bichos del año", podremos enfermar aunque nos hayamos vacunado.

Un consejo desde Muy Mascotas: aunque en una comunidad autónoma no se obligue a poner una vacuna, hagámoslo. Debemos proteger a nuestro animal contra cualquier enfermedad todos los años.

Desparasitación

Esta es una de las tareas sanitarias básicas que debemos llevar puntualmente y a rajatabla. Los parásitos son seres aprovechados que viven a costa de otros seres vivos. Son una causa potencial de graves enfermedades y es responsabilidad nuestra ponerles prevención y/o atacarles para que desaparezcan del organismo de nuestro animal.

Parásitos internos. El método más utilizado es administrar un buen producto que nos indique el veterinario o la combinación de varios. Debemos proporcionar a nuestro perro entre cuatro y seis desparasitaciones internas al año (cada tres meses). Sería ideal que antes de cada desparasitación se hiciera un análisis de heces y así ponerle tratamiento en el caso de que los tuviera.

Parásitos externos. En este caso lo tenemos un poco más difícil... En la lucha contra pulgas y garrapatas no existe ningún producto con el 100% de eficacia. Para combatir a los parásitos externos debemos estudiar una estrategia con la colaboración del veterinario. En algunos casos puede ser suficiente un collar, en otros un espray o una pipeta... pero en gran número de ocasiones la lucha contra los parásitos externos se gana mediante una utilización inteligente de varios productos.

Los mosquitos son muy difíciles de controlar y transmiten al perro graves enfermedades. Aplicaremos los productos que nos recomiende el veterinario y con la frecuencia que él diga, pero es conveniente acudir una vez al año a nuestro veterinario para que mediante una analítica sanguínea, averigüe si algún mosquito ha podido transmitir una enfermedad al animal (leishmaniosis, filariosis...).

Revisiones periódicas

Acabamos de mencionar una de las múltiples razones por las que nuestro perro debe beneficiarse de las eficaces revisiones periódicas: la transmisión de enfermedades por culpa de los parásitos. Aparte de esto, debemos revisar la salud dental, "chequear" a nuestro perro vejete, poner las vacunas en orden...

Carlos Rodríguez

Carlos Rodríguez

Soy veterinario, inquieto, músico adoptado y pintor sin lienzo.

Continúa leyendo