La piel del perro, ¿qué lesiones puede sufrir?

Nuestra mascota tiene una capa externa que le protege de agentes patógenos y enfermedades, pero también puede sufrir lesiones de mayor o menor rango, vamos a descubrirlas hoy.

Pueden aparecer bultos, rojeces o escamas en su piel
Pueden aparecer bultos, rojeces o escamas en su piel

La piel recorre toda la zona externa de nuestro perro aunque también se prolonga hacia el interior a través de las membranas mucosas del aparato digestivo (boca y ano), del aparato respiratorio (nariz y boca) y del aparato urogenital (el pene en el macho y la vulva en las hembras).

La piel se divide en dos partes:

• Una capa superficial. El tejido epitelial llamado epidermis, que puede tener un grosor variable en el que aparecen las aberturas de las glándulas de la piel (sudoríparas y sebáceas) y de los folículos pilosos.
• Una capa profunda. El tejido conectivo llamada corion.

Las glándulas sebáceas son las encargadas de producir grasa, están relacionadas con los pelos y más concretamente con sus folículos aunque también se encuentran en el labio, vulva y ano. Su función es proteger contra la humedad y sirven a nuestro animal como reclamo sexual.
Los pelos cubren casi toda la piel de nuestra mascota, incluso en las razas de perros “sin pelo” encontramos una pelusilla por el cuerpo y algunos pelos más visibles en ciertas partes como los oídos o alrededor de la boca. Estos pelitos también se mudan durante el año, su objetivo es la de proteger los ojos (en el caso de las pestañas), impedir la entrada de suciedad al oído, proteger la boca…

Te contamos todo esto para que te puedas hacer una idea mejor elaborada cuando te expliquemos las enfermedades que pueden sufrir la piel y sus componentes. Cada componente de la piel puede sufrir una serie de lesiones. Observa bien a tu amigo un rato todos los días, pasa tu mirada por toda la piel desde el hocico hasta su cola prestando atención a si ha habido cambios en las características de su pelo (su longitud, su espesor, su textura…) o en las de la piel (color, elasticidad, rugosidad, grosor…).

La alopecia o aparición de pústulas son síntomas de problemas en la salud de tu perro

Si intuyes que algo ha cambiado puede que se deba a una de las lesiones cutáneas que te enumeramos a continuación. 

Alopecia o calvas. A tu perro le ha aparecido una o varias calvas en su cuerpo o se le está cayendo el pelo de manera exagerada. A la alopecia completa se le llama atriquia y tiene origen congénito, no confundirla con la falta de pelo normal que tienen perros como el crestado chino. Si la caída de pelo solo se sufre en determinadas zonas se le conoce como hipotricosis.

Mácula. Esta es una lesión plana de un centímetro, si mide más que eso será una mancha. Suele hacerse visible con un cambio de tono en la piel porque aumente el depósito de melanina, porque se dilaten los vasos sanguineos de la zona o por una hemorragia interna. 

Comedón. Si se dilatan los folículo pilosos tu perro sufrirá un comedón. Puede deberse al acúmulo de sebo, gérmenes... Su manifiesto llegará en forma de puntos negros.

Pápula. Esta lesión se da cuando nuestro perro tiene una alergia alimentaria o sufre foliculitis. Notarás una lesión pequeña que está dura si la tocas, creada por el engrosamiento de la epidermis. Si la pápula es grande o hay varias condensadas pasará a ser una placa.

Habones. Esta lesión suele tener una forma redonda o ahuevada, estará abultada y será de un color rojizo. Tu peludo notará picores en la zona. Son consecuencia de la urticaria o una picadura de insectos entre otras cosas.

Pústula. Una lesión con pus en su interior, lo que provocará que esté elevada. Tiene un color amarillo o rojizo. Si tiene un pelo en el centro se le llamará pústula folicular y puede ser debida a la foliculitis.

Escamas. Tu perro desprende pequeños trozos lisos de color blanco, gris o amarillo de su piel. Hay de dos tipos: pequeñas y finas, llamadas pitiriasiformes o grandes y gruesas, llamadas psoriasiformes.

Costra. Todos sabemos bien cuál es el aspecto de una costra. Su apariencia se debe a la desecación de exudados, sangre, pus y/o medicamentos (pomadas). Queda pegada a la piel.

Etiquetas: Cuidado pelo perrosEnfermedades de perrosPerro enfermo

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS