Fisioterapia para perros, ¿cómo curan los traumatismos?

Algunas enfermedades de nuestros canes se curan gracias a los masajes u otro tipo de terapias rehabilitadoras. Vamos a conocerlas.

Sirve para rehabilitar problemas en extremidades
Sirve para rehabilitar problemas en extremidades

La fisioterapia para perros es un tipo de tratamiento curativo que aún necesita mucha evolución en nuestro país pero se trata de un conjunto de remedios más que eficientes contra problemas traumatológicos o en la rehabilitación en procesos posquirúrgicos. Esta técnica de rehabilitación rebaja considerablemente el tiempo de recuperación del perro tras la cirugía.

¿Cuándo se aplica?

La fisioterapia será una técnica utilizada en animales intervenidos de la columna vertebral, que tienen una fractura ósea o un problema muscular.

Este tratamiento así como el resto de técnicas de rehabilitación tienen como objetivo principal la recuperación correcta del animal y la aceleración de este proceso.
La función directa de la fisioterapia es reducir el dolor en la zona dañada, bajar la inflamación y atenuar la atrofia de los músculos, cartílagos, tendones y ligamentos.

Podemos diferenciar varias técnicas dentro de la fisioterapia:

· Fisioterapia propiamente dicha. Es aquella en la que utilizamos manos y brazos para masajear, con ello ayudamos en la curación de algunas enfermedades como los traumatismos y enfermedades degenerativas.

· Uso de aparatos. El láser y las herramientas de ultrasonidos sirven para dominar y rebajar las inflamaciones que son consecuencia de las cirugías y para acabar con el dolor. Otra técnica que usa la electricidad es la electroestimulación, que consiste en emplear electrodos que sirven para mover los músculos afectados de nuestro peludo y así recuperarlos y fortalecerlos después de haber sido dañados.

· La hidroterapia. El agua tiene un efecto maravilloso en algunas dolencias. Este método emplea el líquido elemento a diferentes presiones y temperaturas para eliminar la tensión de los músculos perjudicados por la intervención quirúrgica. Aunque su uso en canes es complejo porque tendremos que introducirlos en bañeras o utilizar mangueras y es posible que no les guste demasiado. En algunas clínicas se está introduciendo el uso de piscinas pequeñas en las que administran este modo de fisioterapia.

· Uso de calor. Una temperatura alta ayuda a los vasos sanguíneos a dilatarse, aumenta el pulso y la ventilación pulmonar, afloja los músculos y sirve de sedante y analgésico, entre otras cosas.

· Uso de frío. Una temperatura baja también favorecerá al cuerpo de nuestro animal enfermo porque hace las veces de vasoconstrictor, disminuye los edemas, etc.

La rehabilitación en casa es fundamental para la salud del perro 

Lo mejor es que tú estés presente mientras un profesional realiza cualquiera de esas técnicas porque tu perro se sentirá mucho más relajado y acompañado, gracias a que te está viendo y escuchando tus palabras amables, y dejará que el rehabilitador le manipule con mayor facilidad para reparar el órgano o la zona afectada.

El papel de los dueños es fundamental para que el perro operado se recupere pronto. El veterinario hará las sesiones que vea conveniente con nuestro animal pero la mayoría del tiempo estará en nuestra casa y a nuestro cuidado, por lo tanto tenemos que saber cómo comportarnos y manejarle.
El profesional te dará las claves para que trabajes en casa sobre la rehabilitación de tu peludo. Tendrás que dedicarle a esta labor una hora y media al día. Durante este tiempo, harás que tu mejor amigo lleve a cabo los ejercicios estipulados por el veterinario fisioterapeuta: pasear en la calle un tiempo determinado, subir y bajar escaleras, realizar técnicas de movilidad de la extremidad, etc.

Otro método que te recomendará el veterinario será bañar a tu can con agua caliente, que tiene como fin relajar los músculos.

Etiquetas: Enfermedades de perrosPerro enfermo

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS