¿Sabes cómo afecta el aire acondicionado a los perros?

Algunas personas abusan del aire acondicionado en verano. Si tienes un perro, deberías tener cuidado.

Si tu perro es un cachorro o anciano, tendrás que tener mucho cuidado con los resfriados.

Con la llegada del verano, muchas personas abusan del aire acondicionado en casa. La sensación de estar fresquitos nos encanta, sobre todo si en el exterior hay una temperatura insufrible. Pero ¿te has planteado alguna vez cómo afecta el aire acondicionado a tu perro? ¡Ten mucha precaución!

Aunque parezca una obviedad, los perros también pasan calor. De hecho, a los peludos les afecta el doble las altas temperaturas y pueden sufrir desmayos o mareos. Es por ello que debes asegurarte de que no pase calor, pero siempre tomando precauciones y sin llegar a los extremos. ¡Poner el aire acondicionado a tope no es buena idea! Así que cuando vayas a encenderlo, piensa en tu amigo de cuatro patas.

Además, si lo que quieres es evitar que tu perro lo pase mal con el calor e incluso evitar el peligroso golpe de calor, debes cambiarle el agua con regularidad, ponerle el bebedero siempre a la sombra, evitar salir con él en las horas centrales del día y hacerle un corte de pelo adecuado. ¡Ojo! Un corte de pelo no significa que debas rapar al peludo, pues estarás dejando su piel desprotegida frente al sol. Esto es lo más importante para que tu mascota soporte el calor veraniego. 

Cómo poner el aire acondicionado en casa

Si vas a encender el aire acondicionado, deberás tomar una serie de precauciones para evitar que tu amigo de cuatro patas enferme. ¡Recuerda que él también vive contigo!

  • En primer lugar, evita que tu peludo entre en contacto directo con el aire acondicionado. Esto no es bueno para los canes, aunque tampoco para las personas. 
  • Si te estás planteando instalar un aire acondicionado, una buena opción es ponerlo únicamente en una sala. Podría ser, por ejemplo, en la habitación que más tiempo pases a lo largo del día. De esta manera, el animal podrá ir a otra zona del hogar cuando no quiera estar bajo los efectos del aire acondicionado.

Riesgos del aire acondicionado

Si tu perro es un cachorro, un anciano o tiene la salud delicada, tendrás que tener mucho cuidado con los resfriados. Seguro que no quieres ver a tu peludo estornudando y con mocos en pleno agosto.

Además, los cambios bruscos de temperatura son perjudiciales para los perros de edad avanzada, ya que les produce dolor en sus articulaciones. Por eso, desde Muy Mascotas insistimos en que regules el aire acondicionado a una temperatura adecuada. ¡No menos de 22 ó 23 grados!

Por otro lado, el uso excesivo del aire hace que se reseque el sistema respiratorio del peludo. Si notas que algo va mal, evita poner el aire acondicionado y pídele consejo a tu veterinario de confianza. Como siempre, él te recomendará lo mejor.

Refresca a tu perro con precaución

Existen muchas maneras de refrescar a tu perro sin riesgos. Como decíamos al inicio, lo más importante es que siempre tenga agua fresquita a su alcance y que le hagas un buen corte de pelo. El aire acondicionado está bien si se usa con moderación, pero no es la forma más recomendable de refrescar a tu amigo peludo.

Una buena idea para mantener la casa fresquita es ventilar las habitaciones en las primeras horas de la mañana o en las últimas de la tarde. ¡Seguro que notas la diferencia! Además, esto también sirve para renovar el aire.

Otra parte esencial es su alimentación. Aunque no se debe modificar la dieta del peludo, sí que puedes incluir alimentos refrescantes como las frutas y verduras. No obstante, estarán consideradas una golosina puntual y no la base de su alimentación. ¡Cuidado con excederte y darle más de la cuenta!

También puedes racionar su comida para facilitarle la digestión y evitar que se llene de golpe. Además, si le das su alimento a primeras horas de la mañana o a últimas de la noche seguro que comerá con más ganas.

Igualmente, puedes probar a pasear al perro en los momentos más frescos, a última hora de la tarde. Evita los picos de máximo calor como las doce del mediodía o las tres de la tarde. ¡Pasear a esas horas no será agradable ni para ti ni para tu peludo!

Por último, si tienes césped artificial o jardín, deberás tener cuidado cuando tu perro salga al exterior ya que podría quemarse en exceso. ¡El verano es muy divertido! Seguro que pasarás grandes momentos con tu mascota y crearás recuerdos inolvidables, pero siempre velando por su salud.

CONTINÚA LEYENDO