Errores típicos en el cuidado de los perros, ¿qué hacemos mal?

Los humanos somos los responsables de mantener la buena salud de nuestras mascotas. En el momento en el que bajamos la guardia o pecamos de dejadez surgirán los problemas que hoy te comentamos.

Los caprichos ponen a prueba su salud
Los caprichos ponen a prueba su salud

Muchas de las enfermedades que padecen nuestros animales son indirectamente provocadas por sus propietarios. En los últimos años las mascotas han pasado de ser un complemento de la familia, que tenia la función de trabajar de una u otra manera a ser el rey y protagonista de la casa, el ser malamente mimado al que se le consiente todo. Los extremos nunca han sido buenos.

Los cuidados de nuestro perro son muy importantes, su salud, su higiene, el ejercicio que necesita, la socialización y la educación que precisa tener pero nada más allá de esto debe ser importante.
No podemos poner a prueba su salud ni por todos los caprichos que queremos darle (por ejemplo, comida que no necesita), ni por la dejadez que a veces nos invade (por ejemplo, no sacarle tanto a la calle porque no es un perro enérgico), ni por ahorrarnos dinero en tratamientos veterinarios.

No debemos olvidar nunca que la única persona que puede poner un tratamiento a nuestro animal es el veterinario.

Cada día salimos a pasear con nuestro grupo de amigos perrunos, entre las conversaciones de parque siempre surgen recomendaciones, consejos e ideas sobre cómo remediar cierto problema que hemos encontrado en nuestro perro. Los expertos de parque, que tienen mascota desde hace mucho tiempo, están muy valorados entre los otros propietarios, que les escucharán y harán caso a ciegas. Muchos confían tanto en ellos que rehúsan acudir al veterinario haciendo caso de lo que diga su amigo llevando a cabo una práctica poco deseable: la automedicación.

Seamos coherentes con lo que es nuestro deber y acudamos a la clínica veterinaria cuando notemos diferencias en nuestro mejor amigo, es el único con los estudios y la experiencia necesaria para curar a nuestro animal.

La automedicación pondrá en peligro la salud de nuestro perro

Si no tomamos en serio este consejo vendrán los problemas, ¿cuáles? Veamos…

Piel y pelo. Tanto si nos pasamos con los baños como si no llegamos a cumplir las pautas de higiene establecidas podremos provocar problemas en nuestro peludo. Ante todo, evita utilizar tus productos de limpieza y belleza con ellos, solo podremos utilizar champús y productos de baño para perros.
Orejas y ojos. Estos órganos son muy delicados y requieren una higiene prácticamente diaria, deberemos usar los productos que nos sugiera el veterinario y nunca aquellos que hemos comprado para nosotros. Ni el aceite ni las pomadas para humanos serán la solución, si no puedes acudir al veterinario, puedes utilizar una gasa mojada en agua.
Dientes. Si le damos restos de nuestra comida no solo estaremos perjudicando su estómago sino también su dentadura. El cúmulo de sarro o que los dientes se empiecen a mover a los pocos años serán algunos de los problemas que generaremos. No utilices ni pan, ni manzanas, ni huesos de rodilla ni ningún producto por el estilo para “lavar” su dentadura.
Aparato digestivo. La norma básica e imprescindible es no darle ningún producto que no sea su pienso especializado y, de vez en cuando, un snack. Nada más.

Etiquetas: Alimentación cachorrosEducación perroEnfermedades de perrosJuguetes caninosSnacks para perros

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS