Enfermedades del perro causadas por el propietario

Un gran número de accidentes y patologías se deben a la negligencia del presunto racional.

Enfermedades del perro causadas por el propietario
Pixabay

Es necesario que todos los que tenemos un animal de compañía en casa asumamos cuanto antes que muchos de los problemas, e incluso enfermedades de nuestros mejores amigos, son debidos directa o indirectamente a “nuestra mano”.

El cariño mal entendido, los consejos de amigos o “expertos”, la recomendación del vecino en casos similares, suelen desencadenar problemas de mayor o menor gravedad que sólo tienen un último y sufrido destinatario: nuestro animal de compañía.

En la mayor parte de los casos (por no decir siempre), estos problemas se evitarían con una sencilla combinación: una correcta y completa información por parte de los verdaderos profesionales y un verdadero interés del propietario para poner en práctica las informaciones obtenidas.

"A mi perro no le falta de nada"

Ante frases de igual o similar enunciado podemos sospechar que alguna o algunas mascotas tienen un montón de papeletas para padecer algún serio percance. Estas curiosas frases suelen partir de propietarios que “humanizan” de forma sistemática a su mascota: el perro come comida de persona, descansa y duerme en los lugares de las personas, se baña con una frecuencia similar a la de las personas... Entre las variadas acciones de nuestro propietario protagonista están la alimentación con comida preparada en casa más el regular aporte de todo tipo de caprichos humanos e innecesarios (chocolate, galletas, marisco, solomillo...). Este inadecuado régimen alimenticio conduce inexorablemente a variadísimas patologías (digestivas, locomotoras, cardiovasculares...) pero lo más curioso es que el propietario que provoca estas situaciones nunca llega a ser consciente, por más que se le explique, de que las acciones que está realizando son perjudiciales para su mejor amigo.

Aparte de la alimentación incorrecta, tendríamos los baños excesivos con supuestos fines higiénicos (el animal huele peor si abusamos de los baños) y las "malas costumbres" como adueñarse del sillón, dormir en la cama, correr suelto por la calle, jugar con palos y piedras... Todo esto conduce, en el mejor de los casos, a tener un animal maleducado y poco parecido a lo que debe ser una mascota y en el peor de los casos a tener un animal maleducado y de propina, enfermo. ¿Será por eso que al perro no le faltaba de nada?

Etiquetas: Perro enfermo

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS