Otitis en perros: sus consecuencias en el oído interno

Las zonas media e interna del oído de nuestro perro son dos partes muy delicadas. Debemos extremar la precaución para que no sufra los problemas que te relatamos a continuación.

La limpieza externa también protegerá el interior
La limpieza externa también protegerá el interior

El órgano de la audición es imprescindible para nuestros animales porque gran parte de la información que recibe del mundo lo hace desde el oído. Tú lavas e inspeccionas la zona externa de su oreja pero hay mucho “mundo” más allá del tímpano que tenemos que cuidar.

La otitis exterior puede perjudicar la salud del oído medio

Esta zona intermedia del órgano auditivo consta de membrana timpánica, ampolla ósea (cavidad timpánica) y una cadena de pequeños huesos: martillo, yunque y estribo.

Aunque esta importante pieza del oído también aprovecha los beneficios de la limpieza que tú realizas concienzudamente, puede llegar a sufrir enfermedades como la otitis media.

Esta patología puede ser consecuencia de una otitis externa porque la infección de fuera pase al interior por medio de un tímpano lesionado (perforación timpánica). Este hueco puede haber sido producido por un cuerpo extraño como una espiga que tenía bacterias que están llevando a cabo la infección. Este modo no es el único por el que nuestro peludo puede contraer una otitis media, también puede deberse a traumatismos, micosis, neoplasias o pólipos entre otros.

Los síntomas de esta patología son: zarandeo de la cabeza, picor fuerte, secreciones, que desprenda olor, como los que también se producen en la otitis externa. Aunque hay unas señales inequívocas para saber que la infección está en el oído medio: dolor, estrechamiento del canal, parálisis de la oreja o incluso esa parte del labio, babeo...

Si notas alguno de esos síntomas, acude de inmediato al veterinario Para el diagnóstico, el médico del animal llevará a cabo las mismas pruebas que para la otitis externa pero también hará una radiografía y puede necesitar una exploración quirúrgica.

¿Es grave una otitis interna?

La respuesta es sí, y mucho. El oído interno está formado por una sucesión de canales que se encuentran en el hueso temporal. Dentro de estos se asientan unas estructuras membranosas (laberinto membranoso) formadas por la cóclea, el vestíbulo (utrículo y sáculo) y tres canales semicirculares.

La función del oído interno es la de mantenimiento de la postura y el equilibrio y la auditiva, en la que se centra la cóclea.
Una vez explicado el funcionamiento, proseguimos comentando que la enfermedad más importante del oído interno es la otitis, una patología que a su vez llega por avance de la otitis del oído medio.

Si tu perro sufre esta enfermedad, lo exteriorizará ladeando la cabeza hacia el lado que le duele, se caerá por la falta de equilibrio, hacia el lado infectado.

Las pruebas para el diagnóstico serán las mismas que las de la otitis en el oído medio sumándoles un examen neurológico.
Esta infección es bastante grave y hay que tomarse el tratamiento (que será de carácter fuerte) muy en serio para que la enfermedad no se extienda al tronco cerebral.

Etiquetas: Enfermedades de perros

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS