El sistema inmunitario de mi perro. ¿Cómo usa sus defensas?

El perro ha desarrollado un mecanismo de defensa innato para poder sobrevivir a enfermedades. El hombre también ha creado una defensa externa para ayudarles. ¿Sabes cómo funcionan?

Tu perro tiene su propia defensa contra los parásitos
Tu perro tiene su propia defensa contra los parásitos

Existen en la naturaleza parásitos, bacterias, virus y otros seres que quieren dañar la salud de hierro de nuestro perro. Pero ellos tienen su propio mecanismo de defensa natural que les procura una lucha innata contra todo intruso. Además, los seres humanos, tras una larga evolución de estudios y pruebas científicas hemos creado productos y sustancias para apoyarles externamente antes y durante una enfermedad.
Vamos a conocer las líneas de defensa que tienen nuestros superperros para combatir todo el mal que les llegue.

Las líneas de defensa

Existen dos líneas de defensa para el organismo de nuestro perro:

1. Inmunidad innata. En ella trabajan algunos órganos, células y estructuras propias del cuerpo del animal con el objetivo de ser la barrera contra los agentes externos dañinos. Entre estos luchadores podemos encontrar:

• La piel. Es la primera barrera que se va a encontrar el parásito y el escudo con el que el animal se enfrenta al mundo. Su objetivo es el de ponerle un “stop” a los agentes nocivos, es el filtro más importante, por eso nos empeñamos tanto en recordaros los cuidados que necesitan tanto la piel como el pelo de vuestra mascota.

• Secreciones de enzimas digestivas. A nuestras mascotas les gusta olfatear y tener contacto con todas las sustancias del suelo a través de la boca. Parte de esas sustancias entran en su boca o incluso a veces se las comen. Normalmente esos elementos tienen ya alguna bacteria o patógenos que van a introducirse en el organismo de nuestro animal.
La buena noticia es que estos minúsculos seres se van a encontrar con los ácidos jugos gástricos y las enzimas digestivas que les van a impedir hacerse con el cuerpo de tu querido amigo. Estas estructuras acabarán con casi todos los parásitos que entren en el organismo por la vía digestiva.

Fagocitos. Los fagocitos son células indispensables para la protección del organismo. Ingerirán cualquier microorganismo que se les cruce con una gran efectividad. Lo mejor es que están repartidos por todo el interior del animal por lo que no dejarán rincón sin vigilar.

La inmunidad adquirida de mi perro llega de la mano de los linfocitos

2. Inmunidad adquirida. Nos referimos a la ayuda extra que hemos conseguido proporcionarle al sistema inmunitario de nuestro animal, que tendrá siempre relación con los linfocitos, unas células protectoras potentes. Los linfocitos comienzan a trabajar cuando descubren la llegada de agentes patógenos. Lo curioso de estas células es que detectan el tipo de microorganismo que ha entrado. Lo logra hacer porque cada toxina tiene sus elementos diferenciadores, estos se llaman antígenos. Cuando los linfocitos determinan contra qué tipo de antígenos se enfrentan, elaboran una defensa específica.

Con lo cual, los antígenos son los enemigos, que avisan a los héroes de su llegada y estos, los linfocitos, producen la defensa individualizada.

Etiquetas: Enfermedades de perrosVacunas perros

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS