Patrocinado

El otoño siempre es tiempo de muda

La muda del pelaje es un proceso esencial para los perros y otros muchos mamíferos, que la necesitan para adaptarse al descenso de temperaturas aparejado al cambio de las estaciones.

Las bajas temperaturas pueden afectar a las defensas del perro

Este fenómeno se mantiene, a pesar de la domesticación canina y el hecho de que, por suerte, la mayoría de los perros viven en hogares confortables. Ahora que no viven en la naturaleza, los perros comienzan a perder el pelo “de verano” a un ritmo variable, en función de dónde se encuentren y de su modo de vida. No es lo mismo que pasen la mayor parte del día en el exterior en lugar de en casa.

Comienza la caída

A poco que observemos, notaremos que la mascota va perdiendo mechones que dan paso al pelaje destinado a protegerla de los rigores del frío. A veces, el otoño nos sorprende con bruscas y repentinas bajadas de temperaturas, especialmente en las primeras horas del día, en los paseos matutinos con nuestro amigo peludo. Las bajas temperaturas y la humedad pueden ocasionar una bajada de las defensas naturales del perro, que tendrá mayor propensión a contraer enfermedades.

Lavado y cepillado

Dependiendo del tipo de pelo de tu can, así será la frecuencia y la intensidad con la que tendrás que lavarlo y cepillarlo. Piensa siempre que si lo haces con asiduidad, tu mascota se sentirá mucho mejor y más cómoda. Ya no tendrá tantos picores por culpa del pelo enredado, y con el cepillado mejorará su circulación sanguínea y eliminaremos los pelos muertos. De esta forma también lograremos que su pelaje sea más hermoso y duradero: se le caerá mucho menos y ganará resistencia. Cuando le crezca será también mucho más sano y fuerte.

¿Cuál es el pelo más fácil de cuidar?

Lógicamente, los perros de pelo corto son los que menos problemas dan en este sentido. Resulta mucho más sencillo mantener sano su pelaje, ya que su cuidado no supone un gran esfuerzo. Solo hay que cepillarlos de vez en cuando, con cierta regularidad, sin excederse para no hacerles daño en la piel, mucho más sensible. Con un cepillo sencillo o un peine puedes completar el trabajo sin dificultades, pero siempre a contrapelo, para eliminar mejor los pelos muertos.

¿Y el más trabajoso?

Sin duda, el de los animales que lucen un pelaje sedoso. Tienes que lavarles el pelo por lo menos una vez al mes, además de cortárselo muy a menudo. Es importante que utilices un cepillo fino para eliminar los enredos. Acaba el proceso con un cepillo de cerdas, que aportará luminosidad al lustroso pelo de tu amigo.

Y con los pelajes ásperos y lisos...

Los perros que poseen un pelaje liso no requieren demasiados cuidados. Solo es necesario cepillarlos una vez a la semana para quitarles el pelo muerto. En cambio, si tu perro es de pelaje áspero y mate, te recomendamos que lo cepilles diariamente.

Desenredante y acondicionador (7,86 euros)

Los efectos del frío y la humedad: los grupos de riesgo

Muchos perros acusan la llegada del frío y de la humedad. Entre estos grupos de riesgo se encuentran:

• Los perros de pelo corto (aunque sean de tamaño grande).

Perros de edad avanzada, ya que muchos presentan molestias o dolencias articulares que se acentúan en esta época del año.

Champú en polvo anti-insectos (14,27 euros)

Animales de tamaño pequeño, a los que a veces les cuesta más regular su temperatura corporal.

Perros con afecciones respiratorias o cardiacas, particularmente si son braquicéfalos, ya que la peculiar anatomía de su aparato respiratorio dificulta su recuperación de faringitis, laringitis, bronquitis, neumonías...

Los cachorros, porque su sistema inmune aún es inmaduro. Además, son más vulnerables si se encuentran en su periodo de vacunación. El frío, las corrientes de aire y la humedad representan un riesgo importante para su salud.

Champú en espuma aloe vera (14,27 euros)

Si el perro sufre un enfriamiento, sus defensas naturales funcionarán con menor eficacia, y quedará más expuesto a la acción de bacterias, virus y parásitos. Lo mismo ocurre si está mojado. Por eso, en estos meses resulta recomendable el uso de los champús sin agua de Menforsan.

¡Y no te olvides de proteger y cuidar sus almohadillas!

El frío propio del otoño y el invierno nos obliga a atender a las almohadillas de nuestros perros, porque siempre están en contacto con el suelo. Para que no se agrieten o se quemen en el caso de que haya nieve o baje mucho el termómetro, Menforsan te propone la utilización de su gel hidratante y protector para las almohadillas.

Gel protector de almohadillas (12,83 euros)

CONTINÚA LEYENDO