Dermatitis atópica canina: qué es, síntomas y tratamiento

Aunque por desgracia se trata de una enfermedad crónica, hay ciertas medidas que puedes poner en marcha para mejorar la calidad de vida de tu perro.

La dermatitis es más frecuente en perros jóvenes.

Algunas de las enfermedades más frecuentes en los humanos también pueden sufrirlas los perros. Entre ellas la artrosis, las cataratas, el cáncer o la dermatitis atópica. Hoy vamos a hablarte de esta última.

Para comenzar, vamos a aclararte en qué consiste exactamente la dermatitis atópica canina, también conocida como DAC. Se trata de una enfermedad crónica que afecta a la piel de los perros, la cual reacciona al contacto con ciertos alérgenos como los ácaros, los fertilizantes, la caspa, el polen, el moho e incluso materiales como la lana o las plumas.

Quiénes tienen mayor predisposición a sufrirla

Aunque no se sabe exactamente cuál es su origen, sí hay algo en lo que los expertos coinciden, y ese es su componente genético que predispone a ciertos canes a desarrollar la enfermedad. Asimismo, lo más probable es que afecte a perros jóvenes, aunque lo cierto es que también pueden sufrirla aquellos que ya son adultos. Se calcula que entre un 10% y un 15% de los perros son susceptibles de padecer dermatitis.

Algunas de las razas más propensas a sufrir dermatitis son las siguientes:

  • Bóxer.
  • Labrador.
  • Dálmata.
  • West highland white terrier.
  • Setter.
  • Pastor alemán.
  • Shar pei.
  • Bulldog francés.

Cuáles son los síntomas

Una vez aclarado esto, vamos a contarte cómo identificar los síntomas. Por lo general, suelen aparecer en los primeros meses de vida del perro (entre el tercero y el sexto) aunque pueden pasar inadvertidos. No será hasta que la enfermedad avance cuando comiencen a ser realmente notables.

En este sentido, hemos de destacar que el signo más importante de esta enfermedad es el rascado constante de la piel como consecuencia del picor. A menudo, las lesiones derivadas de este gesto se localizan en aquellas zonas más sensibles del perro, como las axilas, cuello, cara, espacios interdigitales, cara interna de las orejas, abdomen, ingles, cola, etc. 

Estos son algunos de los síntomas:

  • Piel más gruesa y oscura.
  • Infección de oídos.
  • Orejas inflamadas y con irritación.
  • Caída del pelaje.
  • Lamido frecuente.
  • Ojos llorosos.
  • Decoloración de la piel.
  • Lesiones en la piel tales como heridas, cicatrices o costras.
  • Ojos llorosos.
  • Rinitis alérgica.
  • Frotado de la piel.

Como siempre insistimos desde Muy Mascotas, esta información es de carácter orientativo, si observas alguno de estos síntomas, lo ideal es que lo lleves al veterinario para que le haga un diagnóstico y ponga en marcha las medidas oportunas. Eso sí, esta enfermedad, aunque parezca lo contrario, no es fácil de diagnosticar puesto que sus síntomas son muy parecidos a los de otros problemas de la piel.

Tratamiento de la dermatitis atópica

Aunque se trata de una enfermedad crónica, se puede reducir la presencia de los alérgenos una vez identificados para procurarle una mejor calidad de vida al perro. Asimismo, otros métodos para su tratamiento se basan en la administración de corticoides, que no deben usarse por periodos largos de tiempo debido a que pueden tener ciertos efectos secundarios.
Además de un estricto control veterinario y la suministración de corticoides, hay ciertas cosas que puedes hacer para ayudar a tu perro a sobrellevar la enfermedad:

  • Proporcionarle una buena alimentación. Los mejores piensos son aquellos que están formulados a base de productos más naturales, por ejemplo, los que llevan arroz y pescado.
  • Lavado con champús especiales.
  • El gel de aloe vera y los ácidos grasos omega-6 son beneficiosos para la capa lipídica del animal.
  • Control de parásitos internos, y es que la picadura de pulga puede causar complicaciones y dar lugar a la DAPP (Dermatitis Atópica por Picadura de Pulga).
  • Evita que entren en contacto con la piel de tu perro materiales como la lana o las plumas. En su lugar, el algodón será mucho más beneficioso para él.
  • Reduce al máximo el empleo de compuestos químicos para el hogar o jardín. Puedes sustituirlos por productos naturales como el limón en el caso de la limpieza de interiores. En este sentido, debemos hacer especial hincapié en la importancia de una correcta higiene del hogar y será necesario aspirar todos los días, pues haciéndolo eliminas pelo muerto y ácaros, entre otros alérgenos.
  • Procura cepillarle el pelo todos los días. De esta manera, eliminas potenciales alérgenos como la caspa y el polen.
    Durante la primavera, la concentración del polen es mayor por la mañana y por la tarde, por eso debes evitar pasear a tu perro durante esos periodos del día. Lo ideal es hacerlo a media mañana o incluso durante la noche.

Continúa leyendo