¿Cuántas horas debería dormir tu perro?

Los perros tienen pesadillas, se mueven en sueños, roncan y son capaces de dormir hasta 13 horas al día. ¿Quieres saber más sobre el descanso perruno?

Perro dormido

Los canes experimentan, al igual que los humanos, varias etapas de sueño. La primera es la de onda lenta SWS (Slow Wave Sleep) en la que los perros recuerdan lo que han hecho durante el día. Esta fase se intercala con varias fases REM (Rapid Eye Movement), más profundas. Durante la fase REM es cuando el perro sueña: mueve las patas como si corriera, enseña los dientes, llora, ladra… Diversos estudios realizados a partir de encefalogramas indican que los perros sueñan que corren, comen y tienen pesadillas. ¡También roncan y algunos muy fuerte!

Cada perro es un mundo y según sus características y rutina diaria puede necesitar más o menos horas de descanso. Además, hay perros que son muy activos y necesitan cansarse haciendo ejercicio para conciliar el sueño y otros más pachones que duermen como lirones.

En líneas generales, un perro adulto duerme unas 13 horas al día, que se reparten en 8-9 por la noche y siestas o sueños ligeros durante el día. En esta especie de duermevela diurno, el perro se despierta fácilmente cuando algo le perturba o le llama la atención. Este comportamiento le viene del lobo y de su necesidad de estar alerta y reaccionar rápidamente ante cualquier peligro. El perro duerme de 5 a 20 minutos seguidos, se despierta otros 5 minutos y se vuelve a quedar frito. En la naturaleza, un sueño profundo podría ser una trampa mortal.

La edad también influye en las horas que duerme el perro. Así, un cachorro puede pasarse durmiendo hasta un 90% del día pero de forma intermitente y cambiándose de sitio hasta que aprende a dormir en su camita, como los mayores. Y si tu compañero peludo es más mayor y tiene algún dolor como el que produce la artritis, posiblemente duerma la noche del tirón sin moverse de su sitio.

Su camita, su refugio

A todos los perros les gusta tener su propio espacio para dormir y estar tranquilos. Resérvale un rinconcito alejado del ruido, con una camita acolchada o un cojín en el que esté a gusto. Es mejor que no duerma en tu cama sino en el suelo ya que os estaréis despertando mutuamente cada dos por tres. En invierno es posible que tu mejor amigo necesite una mantita y un cojín más blandito y que esté especialmente dormilón. En verano le vendrá bien algo más liviano o incluso se echará a dormir en el suelo pelado. Vigila la temperatura de la habitación donde duerme. Lo ideal es que no haga ni frío ni calor.

Por último, respeta su sueño, lo necesita para cargar baterías y estar sano. Bríndale una buena alimentación y el ejercicio necesario para que pueda descansar. Observa sus rutinas de sueño y si notas que, por ejemplo, duerme más de la cuenta y está como atontado, llévalo al veterinario, puede indicar algún problema.

Etiquetas: Cama perro

Continúa leyendo

COMENTARIOS