Cómo tratar la gastroenteritis de tu perro en casa

Esta enfermedad tiene dos signos evidentes: los vómitos y la diarrea. El veterinario nos aconsejará qué hacer para acabar con ellos, nosotros te lo adelantamos hoy.

El ayuno de 24 horas será primordial

Que nuestro perro vomite o tenga diarrea en un momento puntual no debe alarmarnos, sí tendrá que hacerlo cuando una de las dos o ambas circunstancias se den en más de dos o tres ocasiones. Seguramente sea motivo de una gastroenteritis (entre otras enfermedades) y habremos de acudir al veterinario con urgencia.

La gastroenteritis es una inflamación del estómago y del intestino delgado provocada por protozoarios, virus o bacterias nocivas que produce diarrea y vómito en los animales, que vendrán acompañados de inapetencia, dolor abdominal, mareo, indigestión y en ocasiones heces con sangre.  

Es una patología común que no solo padecen los canes sino también el resto de mamíferos, como los humanos. Es corriente en zonas con poca higiene, ya que este factor interviene bastante en el contagio de la enfermedad. Es contagiada por otro perro o en el ambiente.

Las causas de que nuestro animal vomite son:

- Alteraciones de la función del tracto digestivo (estrechamientos, obstrucciones...).

- Alteraciones metabólicas (ingestión de venenos, tóxicos, infecciones, uremia...).

- Alteraciones de las estructuras del tracto digestivo (gastritis, gastroenteritis, úlceras...).

El vómito suele provocarse cuando estas alteraciones citadas afectan a esófago, estómago e intestino delgado principalmente.

Si el síntoma es diarreico, debemos decir que puede aparecer como compañero de leves problemas o de graves patologías.

La alimentación también influye mucho en este caso. Los ingredientes de la dieta tienen que poder ser digeridos, absorbidos y utilizados por el animal. Muchas de las sobras que añadimos al alimento comercial de nuestro perro no pueden ser digeridas ni por nuestros estómagos… Darle estos productos al animal se traduce en unos evidentes efectos gastrointestinales: vómitos, diarreas o una más que molesta combinación de ambos.

¿Qué haremos para combatirlo?

Tratamiento preventivo. Consistirá en utilizar la lógica y evitar por todos los medios que el animal no ingiera productos inadecuados.

El tratamiento si es un vómito puntual. Si nuestro cachorro presenta vómitos (sin diarrea) le dejaremos sin comer entre 24 y 48 horas y sin beber 24 horas, pero si aun así no se cortan los vómitos, acudiremos urgentemente al veterinario. Si los vómitos desaparecen, comenzaremos a darle agua y alimento dietético (poco y repartido) durante los 3-5 días siguientes. Si el vómito vuelve a presentarse acudiremos al veterinario.

Tratamiento para la diarrea. Igualmente, si existe una única diarrea y el animal está "como si nada", le quitaremos la comida y controlaremos la ingestión de agua (permitiremos que el animal beba todo lo que necesita, pero pocas cantidades en muchas tomas). Si las diarreas son continuas o existen otros síntomas acompañándolas (vómitos, decaimiento, fiebre) acudiremos de inmediato al veterinario.

El tratamiento del veterinario. Si después del ayuno preventivo de 24 horas no remiten los síntomas, el veterinario (y no otra persona) recetará y administrará el tratamiento farmacológico, dietético o conjunto según los síntomas y las causas: sueroterapia, antieméticos, antibióticos, antiácidos, dietas especificas...

En casos graves será necesaria la hospitalización de la mascota para aplicación de sueroterapia (hidratación) y tratamientos para cortar el vómito y eliminar la causa.

Noelia Gago

Noelia Gago

Redactora de Muy Mascotas y afincada en las redes sociales. Me enfadan las injusticias pero cojo fuerza para batallarlas. Un planazo: una visita a un local o evento petfriendly con mi perro Luca, Kata prefiere quedarse en casa. Estoy para ti en Twitter @NoeliaGago.

CONTINÚA LEYENDO