¿Cómo dar pastillas a los perros?

Es prácticamente seguro que en algún momento de la vida del animal debamos administrarle alguna pastilla.

¿Cómo dar pastillas a los perros?
iStock

Antiparasitarios orales cada dos o tres meses durante toda su vida, las pastillas “contra el mareo” en los viajes, aquel tratamiento antibiótico para la infección de piel… ¿Cuántas veces tenemos que darle un tratamiento oral a nuestro perro a lo largo de su vida? Muchas, ¿verdad?

A pesar de que la administración de fármacos es una realidad, muchos propietarios no son capaces de conseguir que el animal ingiera ese inexpresivo y minúsculo producto que le ofrece su amigo de dos patas.

El método

Para que un perro acepte de buen grado la ingestión voluntaria de las pastillas, debemos acostumbrarles como para el resto de rutinas, desde muy pequeños.

Lo más adecuado es abrir la boca del animal e introducir el fármaco en la cavidad oral, lo más profundamente posible. Inmediatamente cerraremos la boca del animal y esperaremos a que trague.

Si seguimos este método desde pequeños, no deberíamos tener que recurrir a las variopintas posibilidades que comentaremos a continuación. Los animales que se han enseñado desde pequeños aceptan los fármacos sin ningún problema.

¿Y cuando no quieren?

Un animal no acostumbrado “escupirá” el fármaco de la boca con gran habilidad, inmediatamente o un tiempo después de habérselo administrado.

 Para conseguir que el animal ingiera la pastilla podemos:

  1.  Ocultarla: lo más habitual es introducirla en un trozo de salchicha, en un quesito o rodearla o impregnarla con paté, jamón york, serrano… Las variedades son múltiples. Pero la realidad nos indica que el perro que no quiere ingerir la pastilla, degusta el alimento y escupe el fármaco.
  2. Machacarla: en muchas ocasiones pulverizar la pastilla y administrarla directamente en polvo (no puede escupirla al quedar pegado el fármaco pulverizado en la mucosa oral y lengua humedecida) o diluida en agua. En este caso, los problemas que pueden surgir son la hipersalivación del animal en el caso de administrar la pastilla en forma de polvo o incluso provocar el vómito.

Por todo lo comentado, podemos concluir diciendo que lo mejor es acostumbrar al animal desde cachorro. Si es adulto y es prácticamente imposible administrar los fármacos orales al perro, siempre existen soluciones. En estos casos, el veterinario administrará el fármaco en otros “formatos”, el más cómodo es el que asegure la entrada del producto en el organismo del animal, es decir, inyectándole la medicina.

¿Problemas? No “le gustan” al perro y requieren la visita a la clínica para la administración del producto.

Etiquetas: AntiparásitosPerro enfermo

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS