Cómo cuidar la piel del perro

La piel de tu perro es el escudo que protege el interior de su cuerpo, es la parte de mayor tamaño del animal y es de las más importantes. Vamos a aprender de ella para saber cómo tratarla.

Los bulldog francés tienen la piel muy sensible
Los bulldog francés tienen la piel muy sensible

La piel sirve de protección para el cuerpo y es el medio por el que el interior de tu mascota se “relaciona” con el exterior. Es por esto que debemos cuidar su higiene y su salud, para que esté prevenido de todos los estímulos dañinos y organismos patológicos que pueden habitar en el ambiente que le rodea.

Muchas veces, nosotros, como propietarios, nos damos cuenta de lo importante que es el cuidado de esta zona cuando nuestro peludo ha sufrido algún problema dermatológico o por las molestias que provoca el pelo en el hogar, como que la casa esté llena de pelos o lo cara que resulta la peluquería de nuestro mejor amigo. En último caso puede ser motivo de disputa en casa porque no se pensaba que la presencia de un animal iba a hacerse notar de esta manera tan incómoda… Por lo tanto, uno de los puntos a revisar antes de adoptar o comprar un perro es el dinero y tiempo que va a tenerse que invertir en los cuidados de la piel y el pelaje del animal.

¿Qué es exactamente la piel?

El órgano más extenso de nuestra mascota, que está dividida en una capa superior llamada epidermis y una inferior, llamada corion. El ancho de la primera puede ser diferente dependiendo de la especie, la raza y la edad del animal. También va a variar según la zona que tratemos (no será del mismo grosor en el interior de las orejas que en la parte final del lomo). En ella se encuentran las aberturas de las glándulas cutáneas y de los folículos pilosos.

Las glándulas cutáneas se dividen a su vez en:
- Glándulas sudoríparas, que fabrican el sudor.
- Glándulas sebáceas, que crean el sebo. El sebo protege la piel contra la humedad. Además, le sirven al animal para atraer al sexo opuesto porque su olor es un gran atrayente.

Las enfermedades de la piel, frecuente visita al veterinario

Como hemos dicho antes, muchos nos damos cuenta de que la piel de nuestro animal es importante cuando padece una enfermedad. Las patologías cutáneas son una de las razones más frecuentes por la que los propietarios de animales visitan a los veterinarios. La primera dificultad con la que nos encontramos tanto dueños como profesionales es que estos problemas son, en ciertos casos, difíciles de diagnosticar y complicados de curar.

Esto ocurre porque la reaparición de la patología es bastante habitual, además de que el tratamiento no la cura de inmediato por lo que se prolonga bastante en el tiempo. Dichos tratamientos no siempre son los indicados para ese mal, ya sea por un error del veterinario o porque el propietario lo utiliza sin pasar por consulta. Y eso no hay que hacerlo nunca, a la menor duda de que el pelaje o la piel de tu can tienen algún problema, acude a su veterinario. No debemos aplicar, en ningún caso, un producto que se nos antoje bueno para la ocasión ni hacer caso a los consejos del sabio de la pandilla de perros. Escoger estos caminos puede tener muy malas consecuencias.

Prevención

Para evitar que nuestro peludo contraiga alguna enfermedad en su capa externa, podemos seguir una serie de pautas:
Lavarle al menos una vez al mes con champú especializado y secarle bien.
Cepillarle el pelo prácticamente a diario para que no se produzcan enredos y la suciedad se caiga.
• Ponerle antiparasitarios externos para proteger la piel de garrapatas, pulgas, etc.
Alimentarle con un producto especializado.

Etiquetas: Cuidado pelo perrosEnfermedades de perrosHigiene perros

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS