Cómo saber si tu perro sufre cataratas

El síntoma más evidente es que la pupila pierde su color negro y se vuelve blanquecina o azulada.

perro con cataratas
En el caso de las cataratas, el único tratamiento efectivo es la cirugía.

Una de las afecciones oculares más comunes en los perros son las cataratas. Si se detectan y se tratan a tiempo, no supondrán ninguna contrariedad. Apreciar con rapidez cualquier síntoma que pueda revelar que padecen algún problema de visión, será clave para su bienestar.

Qué son las cataratas

Las cataratas pueden definirse como la pérdida de transparencia de la lente que ayuda a ver mejor, el cristalino. Cuando este padece una rotura en su tejido provoca opacidad y, como consecuencia, causa una visión borrosa. Normalmente, la causa principal de la aparición de cataratas en perros es el paso de la edad. Sin embargo, también hay otros factores como golpes, heridas, inflamación del ojo, diabetes o algún trastorno hereditario que pueden determinar su origen.

En el caso de las cataratas hereditarias, la edad no es un factor determinante, sino que pueden aparecer cuando el animal es joven. También hay que tener en cuenta que hay razas más propensas a padecerlas como el caniche, schnauzer, golden y labrador retriever y pequinés. 

Independientemente de la causa que las haya motivado, es fundamental tratarlas lo antes posible, puesto que cuanto más tiempo pasa más densidad adquieren y, consecuentemente, más probabilidad de que los canes pierdan la visión de manera total sin que haya vuelta atrás.

Sus síntomas 

Los síntomas para detectar que los peludos padecen cataratas, en la mayor parte de los casos, suelen ser complicados de apreciar. Como ya se ha comentado, la vista no es el sentido principal de los perros. Por eso, al contrario de lo que pueda suceder en los humanos, cuando su vista se ve dañada, no es tan perjudicial para el desarrollo de su día a día. 

Sin embargo, existen signos físicos y de comportamiento que pueden llamar la atención. El síntoma más evidente y más reconocido por todos es que la pupila, conforme el cristalino pierde transparencia, va adquiriendo un color azulado blanquecino y deja de ser negra. La mancha blanquecina también puede ser causada por la edad. En este caso puede no tratarse de cataratas y sí de la llamada esclerosis nuclear (cuando el núcleo del cristalino se vuelve rígido y se endurece), que no supone ningún peligro para su visión. No obstante, siempre es recomendable llevar a las mascotas al veterinario para que sea él quien determine de qué se trata.

Otro de los síntomas que se pueden observar es que el animal choca con objetos que forman parte de su cotidianidad, que le cuesta percibir objetos que están alejados y que su visión nocturna empeora. En el caso que las cataratas hayan estado provocadas por la diabetes, aparecerán otros indicios que crearán alerta, como que bebe más agua, tiene más ganas de orinar y pierde peso, además de los síntomas ya mencionados anteriormente.

Cómo tratarlas

Normalmente, el veterinario después de realizarle un examen físico determina si se trata de cataratas o de una esclerosis nuclear. Además, también puede realizarle otras pruebas con el objetivo de confirmar el diagnóstico. Una ecografía ocular, una electrorretinografía o un test de luces cromáticas suelen ser algunas de las pruebas. Estas, acompañadas de un análisis de sangre completo, podrán determinar la causa de la afección.

Una vez que el especialista ha confirmado las cataratas, se procede al tratamiento. En el caso de esta patología, el único tratamiento efectivo es la cirugía. Consiste en extraer la parte dañada, es decir, el cristalino, y sustituirlo por una lente intraocular. En este sentido, al extraer el cristalino no podrán aparecer de nuevo.

Existen también otros tratamientos no quirúrgicos que, aunque no llegan a tratar las cataratas, sí que ralentizan su progreso y evitan el desprendimiento de retina y los riesgos de infección. Uno de ellos es aumentar la cantidad de vitaminas A, C y E en la alimentación de la mascota, puesto que tienen propiedades antioxidantes.

CONTINÚA LEYENDO