Calor y sol, ¿cómo le afectan al perro?

Con la llegada del verano, el calor puede jugarnos malas pasadas. Hoy vamos a hablar de cuál es el efecto del sol en tu perro.

Un pelo cepillado evitará la condensación de calor
Un pelo cepillado evitará la condensación de calor

No todos los seres vivos toleramos de la misma manera el calor y la acción del sol. Dependerá del tipo de piel que tengamos y el pelo que nos cubra, entre otras cosas. Lo mejor, en todo caso, es protegerse ante el efecto del sol para que no tenga consecuencias negativas en nosotros.

Las quemaduras solares

A pesar de lo que algunos piensen, nuestros canes pueden tener problemas relacionados con el sol como la aparición de quemaduras. Los perros que más predisposición tienen a padecer los efectos de Lorenzo son aquellos que tienen el pelo blanco, que tienen poca densidad de pelaje o los que tienen partes sin cubrir alrededor de los ojos o trufa y los que tienen la zona interna de la oreja a la vista.

Calor y pelaje denso mal cuidado son mala combinación

Si tu perro tiene una capa densa de pelaje, no es necesario que se la cortes en verano, simplemente tendrá que estar bien cuidada. Cepíllale a diario y quítale cualquier posible enredo. Una melena poco cuidada no ventilará el espacio entre los pelos y hará que aumente la temperatura del cuerpo de nuestro can.

Para que tu perro no sufra el verano, debes seguir unos sencillos pasos:
• Mantén la rutina de higiene: cepillado, corte de pelo adecuado y hecho por peluqueros caninos.
Aléjale de los rayos directos del sol. Procura que siempre tenga un rincón con sombra en su espacio.
• Refréscale con frecuentes duchas (no hace falta enjabonarle siempre) y con cremas protectoras especiales.
• Cuida que siempre tenga agua fresca para beber.

Si de todas formas observas que tiene la nariz roja, que jadea muy fuerte o sufre descamaciones en alguna zona corporal, acude al veterinario.

Etiquetas: CalorCuidado pelo perrosVerano

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS