Técnicas de diagnóstico, ¿cómo averigua el veterinario qué enfermedad tiene mi ave?

El profesional en aves será quien determine qué le ocurre a nuestro amigo cuando se comporta de manera extraña. ¿Qué métodos usará para descubrirlo?

Consultaremos a un veterinario especialista en aves
Consultaremos a un veterinario especialista en aves

El primer paso para diagnosticar la enfermedad que tiene nuestro colega plumífero pasa por nosotros. Nos explicamos, los humanos que convivimos con él tendremos que proveer información al veterinario, como hablarle del entorno en el que vive el animal, las heces que ha hecho los días pasados, el comportamiento en los últimos tiempos, etc, para que el profesional se haga una idea general del estado del pájaro. Una vez terminado este proceso, el experto pasará a realizar un examen físico y unas pruebas de diagnóstico mucho más específicas.

Con los datos obtenidos, deberá plantearse una valoración de los distintos tipos a los que puede conducirle la recogida de síntomas y signos clínicos.

Como varios síntomas pueden corresponder a distintas patologías, en este momento el trabajo pasa por descartar los problemas que pueden ser o no los que están afectando al animal. Para ello, estas son las pruebas diagnósticas más habituales en aves:

. Biopsia: la recogida de una muestra directa de alguno de los territorios orgánicos del animal nos aporta información detallada sobre la causa y el pronóstico de la enfermedad. El especialista suele realizar biopsia de piel, folículos, hígado, bazo, entre otros. Es una prueba de riesgo cuando el animal presenta un deficiente estado sanitario y es necesario mucho cuidado.

. Hematología y bioquímica sanguínea: a partir de una extracción sanguínea (vena yugular, cutánea cubital, braquial...) se pueden realizar pruebas de hematología y química sanguínea. Entre los valores más buscados en la química sanguínea para establecer un diagnóstico están: glucosa, ácido úrico, creatinina, colesterol, bilirrubina...

Se obtendrán muestras de tejidos del ave para diferentes pruebas

 . Citología: este tipo de diagnóstico ofrece buenos resultados de forma simple y barata. Se toman muestras de aparato digestivo superior, cloaca, senos respiratorios, piel...

. Coprología: el estudio de las heces es una de las pruebas más habituales para el diagnóstico de enfermedad en aves. Por eso, es útil llevar al veterinario una muestra de las heces que tu pájaro ha hecho en la jaula los últimos días. En estas muestras se buscan parásitos y la óptima utilización de los alimentos, entre otros.

. Electrocardiograma: aunque a muchos propietarios pueda sorprenderles que a su pájaro le realicen esta prueba, podemos decir que es algo habitual y necesario para una valoración adecuada del “motor” del organismo: el corazón.

. Endoscopia: ya hablamos de esta técnica en el artículo sobre cómo averiguar el sexo de las aves. Para ello se introduce un endoscopio rígido de pequeño calibre (2,7-4 mm) en el ave, bajo anestesia. Además, puede utilizarse para el diagnóstico de innumerables patologías, para la extracción de muestras para biopsia y citología...

. Microbiología: un gran número de enfermedades de las aves tiene su origen en las patologías infecciosas. Para su correcto diagnóstico será necesario la obtención de muestras de distintas partes del animal (por ejemplo, cloaca, sangre, buche o coanas) para realizar el aislamiento y la identificación de los agentes víricos o bacterianos causantes de la enfermedad.

. Radiología: esta es una de las técnicas más utilizadas y que aportan un mayor número de datos al profesional.

Carlos Rodríguez

Carlos Rodríguez

Soy veterinario, inquieto, músico adoptado y pintor sin lienzo.

CONTINÚA LEYENDO