Señales de que al conejo le duele algo

Si está apático o más agresivo de lo habitual puede ser porque su salud no está todo lo bien que debería.

Es importante estar atento a los cambios de conducta del conejo pues podrían ser el reflejo de un problema de salud.

Aunque tener un conejo como mascota no implica tantos cuidados como si se tratara de algún otro animal, sí hay ciertos aspectos que debemos tener en cuenta para mantenerlo en perfectas condiciones y que goce de una salud ideal. Del mismo modo que habría que procurar que su jaula esté siempre limpia o tener muy presentes ciertos alimentos que no puede comer, es importante saber identificar cuándo le duele algo y está sufriendo.

Ya que él no puede hablar y no nos dirá por sí mismo lo que le ocurre, es muy importante que prestes atención a las señales. Los signos de dolor en el conejo son bastante característicos. Sin embargo, es probable que si se trata de un dolor leve, dichas manifestaciones pasen desapercibidas. Por eso, es muy importante que dediques al menos unos minutos simplemente a observar a tu lagomorfo: cómo come, cómo se mueve… De esta manera, podrás saber cuáles son sus hábitos normales y podrás reconocer cuándo hay algo que no va bien.

Es importante destacar que si observas que a tu mascota le ocurre algo de lo que te enumeramos a continuación, deberías llevarlo al veterinario lo antes posible.

  • Presenta dificultades para moverse: la reducción de la actividad es uno de los signos de que tu conejo tiene dolor. En esta situación, lo normal es que permanezca prácticamente inmóvil y cuando por fin se mueva, lo haga muy despacio y con signos de esfuerzo. Podría presentar cojera.  
  • Cambios en la apariencia de su pelaje: como también ocurre en el caso de los gatos, los conejos presentan cierta tendencia a lamerse para acicalarse. Si no se encuentra bien, es posible que deje de hacerlo y por lo tanto se verá descuidado.
  •  Presenta signos de deshidratación: Si observas que su mirada parece hundida, la piel pierde cierta elasticidad o tiene menos brillo en el pelo, es muy probable que a tu conejo le duela algo. 
  •  Está totalmente apático y parece deprimido: el conejo ha perdido todo interés por lo que sucede a su alrededor.
  • Cambios en la ingestión de alimento y bebida: el conejo bebe y come menos de lo habitual y esta situación se prolonga en el tiempo. Debes prestar atención, además, si la comida se le cae de la boca. 
  • Se ha vuelto más agresivo. 
  • Adopta posturas anormales: se arquea al estar sentado, contrae el abdomen o mantiene la cabeza apoyada contra la pared. 
  •  Rechina los dientes cuando se mueve, orina o defeca. 
  • Autoprotección de la zona dolorida: si se frota con la esquina de la jaula o intenta evitar que le toques la zona en la que tiene dolor. Además, si tiende a esconderse, cuando por lo general no suele hacerlo, podría ser indicativo de un problema de salud. En este punto, debemos hacer hincapié en el hecho de que si esto sucede no deberías obligarle a salir de su escondite. 
  • Problemas en los ojos: sus ojos podrían cambiar de color o incluso presentar secreciones. Además, podría desarrollar estrabismo o cierta tendencia a mantenerlos cerrados. 
  •  Dificultades para respirar o cambios en el patrón de la misma. Los cambios sutiles en el modo de respirar también son factores a valorar. 
  • Trastornos del sueño o cambios en sus rutinas de descanso.  Expresión facial de ansiedad que se manifiesta con dilatación en las pupilas. 
  •  Incremento de la salivación. 
  •  Rehuye todo contacto y en caso de que tengáis varios conejitos, se aísla de ellos 

Debes tener en cuenta que aunque el conejo presente alguno de estos síntomas de manera aislada, no quiere decir que necesariamente tenga dolor, pueden significar otra cosa. Sí es conveniente que observes si se presentan varios a la vez. Sea como fuere, si tienes cualquier duda, lo mejor es que lo lleves a un veterinario, él sabrá qué hacer y llegará a un diagnóstico para tratar la causa de su malestar con analgésicos o lo que él crea adecuado.

Continúa leyendo