Pruebas de diagnóstico de enfermedades en aves. El examen físico

Para saber qué le ocurre a nuestro pájaro el veterinario tiene que realizar un palpeo y observación total. ¿Qué aspectos mirará?

Se observa el aspecto y distribución de las plumas
Se observa el aspecto y distribución de las plumas

Una vez hemos acudido al veterinario porque sospechamos que nuestra ave está enferma, el profesional, tras hacerte unas cuantas preguntas, comenzará el examen físico. En este momento tendrá que coger y manipular al animal, por eso es imprescindible que el animal esté acostumbrado al contacto con humanos (con las aves nacidas en cautividad es así). En este procedimiento se fijara en: 

· Plumas. Su estado, distribución, calidad y el aspecto de los folículos.

· Condición corporal. Al palpar la musculatura pectoral apreciará si el animal tiene un correcto estado de carnes, si está obeso o si por el contrario está muy delgado.

· Hidratación. Se valora mediante un suave pellizco de la piel o por la turgencia y mayor hundimiento o no del globo ocular.

· Pico y cera. Las escamas en estas zonas indican problemas nutricionales... La cera debe ser lisa y estar bien pigmentada. Si aparecen “agujeros” puede existir una sarna, si aparecen cambios de color pueden darse alteraciones hormonales...

· Narinas. Deben estar limpias, sin secreciones anormales.

· Boca. Para observar el interior de la boca el profesional utilizara unos instrumentos especiales. La cavidad bucal ha de estar limpia, sin presencia de lesiones. La lengua tendrá un aspecto carnoso y tampoco presentará lesiones.

· Ojos. Los párpados no estarán hinchados, ni aumentados de tamaño. No deben presentarse secreciones.

· Oído. El veterinario puede observar la parte posterior del globo ocular del ave a través del canal auditivo. Este estará limpio y sin secreciones anormales.

· Alas. Se valorará su integridad (no fracturas) y su funcionalidad realizando suaves movimientos (extensión, flexión...). 

· Patas. Se apreciará también la integridad y la movilidad como en el caso de las alas. Será importante la valoración de la planta de los pies del animal descartando la presencia de lesiones.

· Cloaca. Debe presentarse limpia, sin restos de heces (diarrea). No estará hinchada, prolapsada...

· Abdomen. La palpación del abdomen por parte del profesional le proporciona información de aumentos de tamaño de los órganos abdominales (tumores), la existencia de líquido, retención de huevos en las hembras...

La observación sigue con la comprobación de la temperatura y el peso


Con todo esto no finaliza el examen físico, el profesional tiene datos, pero aún no suficientes. Los siguientes pasos en la búsqueda del origen del problema es la obtención de datos complementarios, estos nos aportan una importante información sobre el estado real del animal:

· Temperatura. Se toma en la cloaca del animal. Los márgenes normales están entre 39 y 41 grados centígrados.

· Recuperación respiratoria. Es el tiempo que el animal tarda en recuperar su respiración normal al finalizar la manipulación. Este tiempo suele ser de uno a dos minutos.

· Auscultación. La utilización del fonendoscopio le aporta al profesional una valoración de la frecuencia cardiaca y de la respiración que debe ser “limpia”.

· Peso. Un dato de gran importancia ya que nos confirma el estado corporal real (peso medio de la especie) y nos permite valorar su evolución por pesadas sucesivas en los siguientes días.

· Observación de las heces. Tanto la observación directa de las heces como una toma de muestras para su posterior analítica ofrece al profesional gran cantidad de datos (correcta alimentación y estado de salud).

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS