Problemas y enfermedades comunes en conejos

La menor dependencia de estos mamíferos domésticos hacia nosotros hace que muchas veces padezcan enfermedades por falta de prevención. Os informamos de cuáles son sus patologías típicas.

Los conejos son bastante resistentes
Los conejos son bastante resistentes

Todos los animales domésticos que conviven con nosotros en nuestros hogares tienen la desgraciada posibilidad de padecer alguna que otra enfermedad a lo largo de su vida, y los conejos no son una excepción.

La escasa observación de la mascota a lo largo del día, los hábitos nocturnos de estos animales, la dejadez... suelen ser las causas por las que en demasiadas ocasiones los conejos llegan a las clínicas veterinarias en muy mal estado.

A partir de este momento intentaremos conocer cuáles son las principales patologías que pueden afectar a estos buenos amigos, procuraremos conocer sus síntomas y, sobre todo, intentaremos mentalizarnosque al más mínimo síntoma de problema deberemos acudir al profesional.

Aunque pueda parecer un poco dura la siguiente afirmación, en honor a la verdad tenemos que decir que la mayoría de los problemas y patologías observados en los conejos domésticos son debidos a malos o insuficientes cuidados. Por fortuna para los conejos, estamos ante una especie animal de gran resistencia... quizás la naturaleza les haya proporcionado este don para “resistir” a cualquier tipo de propietario.

Cuando un conejo enano está enfermo se nota principalmente en que se queda como “paralizado”, el pelo se vuelve opaco, sin brillo, pierde el interés por el alimento y tiende a esconderse.

Las enfermedades más comunes de los conejos

Tiña. Esta enfermedad es producida por hongos, los cuales provocan pérdida de pelo y descamación de la piel. Acudiremos al veterinario.

Úlceras en las orejas. Estas úlceras suelen ser debidas a un tipo de sarna producida por unos parásitos microscópicos. Es la sarna más frecuente en los conejos. Se forman escamas en toda la oreja y el animal se la rasca principalmente con las patas traseras. Iremos al veterinario.

Pulgas. Suelen aparecer si los animales viven en el exterior y durante la época de calor. Se nota porque se ve directamente la pulga o porque observamos un polvillo negro en la piel que no es otra cosa que sus excrementos secos. El mejor tratamiento es la prevención (antiparasitarios externos).

La mixomatosis se transmite por conejos salvajes a los domésticos a través de la "pulga del conejo"

Mixomatosis. Es una enfermedad vírica que afecta principalmente a los animales de vida en libertad. En el caso de ser padecida por los conejos domésticos, suele deberse a una transmisión producida de los conejos salvajes a los domésticos a través de una pulga llamada “pulga del conejo”. Entre los principales síntomas está la conjuntivitis purulenta (inflamación de la conjuntiva del ojo con producción de pus), la inflamación de los párpados y el cierre parcial del ojo. La mejor forma de evitar esta patología es con la prevención mediante la administración de una vacuna.

Bolas de pelo. A veces la pérdida de pelo acompañada de falta de apetito y quizá diarrea, se debe a la presencia de bolas de pelo del propio animal en el estómago. Esto de debe a un exceso de aseo por parte del conejo que se va tragando el pelo suelto, lo que le acaba produciendo una masa dura y pegajosa de pelo en el estómago. Lo más frecuente es que se tenga que intervenir quirúrgicamente.

Problemas dentales. Son frecuentes en los conejos. Este problema tiene varios síntomas: algo no va bien en su masticación, aparecen bultos en las mandíbulas o nos parece que sus incisivos son demasiado largos. Las revisiones dentales y su tratamiento (favorecer el gasto con materiales duros para roer y corte de dientes en caso necesario) pueden asegurarle una vida más larga y cómoda.

Diarreas. Sea cual sea la causa, que deberá diagnosticar el veterinario, las diarreas deben provocar una visita inmediata del propietario con el animal a la clínica veterinaria. Las diarreas en conejos y roedores pueden tener un final fatal si no se actúa con la prontitud oportuna.

Carlos Rodríguez

Carlos Rodríguez

Soy veterinario, inquieto, músico adoptado y pintor sin lienzo.

CONTINÚA LEYENDO