Problemas de salud del ave doméstica. Virus e intoxicaciones

Nuestros amigos plumíferos pueden sufrir enfermedades o accidentes cuando están bajo nuestra protección. Vamos a conocer algunos de los problemas en los que nos podemos ver.

Los humos son causantes de graves intoxicaciones

Problemas parasitarios y víricos

Existe un gran número de parásitos y microorganismos de todo tipo que pueden llegar a afectar de distinta forma y gravedad a las aves. Sería prácticamente imposible detallar cada una de las patologías que estos agentes llegan a provocar por lo que haremos un breve resumen a continuación.

Virus: las enfermedades originadas por los virus son difíciles de diagnosticar e imposibles de tratar. En el caso de producirse solamente se aplicarán tratamientos que intenten combatir los síntomas y mejorar el estado del animal. Entre los virus más conocidos están los de la enfermedad de Newcastle (paramyxovirus), los de la enfermedad de Pacheco (herpesvirus), los reovirus, adenovirus, poxvirus...

Clamideas: en este apartado es importante destacar la psitacosis, una zoonosis (enfermedad transmisible al hombre) producida por Chlamidia psittaci. Esta patología se transmite por el aire a través del polvo de las plumas, por las heces y por las secreciones nasales de los animales enfermos. Afecta más a los ejemplares jóvenes y generalmente la enfermedad no se acompaña de síntomas evidentes.

Parásitos: los parásitos de las aves no suelen provocar problemas graves a los ejemplares que los padecen. Suelen producir picor, pérdida de plumas, costras y en los periquitos es habitual en la cera del pico, en el pico, párpados, patas. Entre los más habituales están los ácaros. El diagnóstico es sencillo y el tratamiento suele dar excelentes resultados.

Los problemas debido a sustancias tóxicas pueden prevenirse fácilmente

La mayoría de las intoxicaciones que padecen las aves se podrían haber evitado si el propietario conociera cuáles son las sustancias problema y tuviera muy presente el carácter curioso de todas aquellas aves que viven en semilibertad y la ubicación adecuada de la jaula.

Podemos clasificar las distintas intoxicaciones:

· Por inhalación: los humos de la cocina debidos a las emanaciones de sartenes con teflón, a los aceites quemándose, el humo del tabaco, los gases de los automóviles (aves en garajes), los vapores de pinturas y disolventes o ciertos ambientadores pueden ser algunos de los causantes de graves intoxicaciones.

· Por metales pesados: el plomo y el zinc son muy tóxicos si llegan a ser ingeridos por el animal. Esto sucede cuando las aves que disfrutan de salidas al exterior picotean objetos fabricados con estos materiales (monedas, cadenas, juguetes, pinturas, pilas e incluso ciertos galvanizados defectuosos de algunas jaulas).

· Por alimentos: la cafeína del café y de ciertos refrescos (en grandes cantidades), el chocolate (por un componente llamado teobromina), la sal de las pipas, cacahuetes y frutos secos en general (con sal, evidentemente), las bebidas con alcohol y el aguacate para algunos loros, pueden causar intoxicaciones.

· Por insecticidas, pesticidas...: la mayoría de los insecticidas de uso doméstico son tóxicos para las aves. Entre los desinfectantes de uso habitual, los más tóxicos son la lejía, el amoníaco y los productos que contienen amonio cuaternario y pentaclorofenol.

· Por plantas: entre las plantas que pueden causar intoxicaciones están la difenbachia, la poinsettia, la adelfa, las azaleas, el tejo y el tabaco, que si es mordido o ingerido produce intoxicaciones por la acción de la nicotina.

Carlos Rodríguez

Carlos Rodríguez

Soy veterinario, inquieto, músico adoptado y pintor sin lienzo.

Continúa leyendo