Parásitos en aves, ¿qué alteraciones intestinales provocan?

Existen unos microorganismos patógenos que atacan directamente al sistema gastrointestinal de nuestro pájaro. Vamos a comentar hoy cómo ponerle remedio a las enfermedades que provocan.

Un loro azul
Los parásitos intestinales provocan otras enfermedades

Las alteraciones intestinales en aves son provocadas por parásitos que actúan en gran número. Son unicelulares y se les conoce con el nombre de protozoos. Cada uno de ellos puede experimentar diversas etapas que distinguiremos en:

Estado activo. Cuando atacan al animal y provocan daños y anomalías en el sistema digestivo. Son los momentos en los que el ave sufre los síntomas de una enfermedad concreta.

Estado inactivo. Cuando están en esta etapa no hacen daño a nuestro pájaro pero la desventaja es que de este modo pueden soportar condiciones ambientales que en otro estado no le sería fácil.

¿Cuáles son los parásitos intestinales?

La tricomoniasis. El Trichomonas gallinae es el parásito unicelular de aspecto hinchado con cuatro flagelos (“pelitos” con los que se mueve) que afecta a palomas, paseriformes, rapaces y aves de corral. Su difusión es directa, no precisa de ningún otro ser vivo que haga de trasmisor para llegar a contagiar a otro si no que se conduce a través de las heces de los pájaros infectados, de productos contaminados y de agua en mal estado.

El parásito se localiza en la mayoría de los casos en la parte alta del aparato digestivo, es decir en boca, faringe y esófago. Sus síntomas son: abscesos con pus en la boca y el esófago provocados por la infección. Tiene como consecuencia malestar al tragar por lo que nuestro animal dejará de comer y beber o estancará la comida en la boca produciendo una bola. El tratamiento pasa por la antibioterapia que el veterinario te le recetará.

La Giardiasis o lambliasis. Es una patología inducida por el protozoo Giardia lamblia. Su estructura es plana pero tiene tres pelitos con los que se mueve, Este organismo se adhiere a la mucosa intestinal con su parte lisa. Hay que estar alerta ante este protozoo porque lo puede sufrir cualquier ave, pero también los reptiles y los mamíferos entre los que se incluye al hombre, por lo tanto esta enfermedad es zoonótica. Este parásito se sitúa en el intestino delgado de nuestro pájaro y poco a poco hace meya en la mucosa intestinal con el fin de nutrirse.

El problema es que estas lesiones no se ven exteriormente. La manera de contraerla es a través del consumo de agua o comida contaminada con las formas resistentes del microorganismo o si el ave ingiere heces de otro animal infectado. Manten limpios los espacios y utensilios de tus mascota. Los síntomas de esta parasitosis son: diarreas de muy mal olor, embolamiento de la comida o pérdida de kilos entre otros. El tratamiento también será el de los antibióticos administrados por el profesional.

Coccidiosis. Los parásitos que desarrollan esta enfermedad en nuestra ave son varios. También es zoonótica, la pueden padecer los hombre, sobre todo aquellos de defensas bajas como los niños, ancianos o los inmunodeprimidos. Los nombres científicos de las familias de los organismos que la producen son: Eimeria spp., Isospora spp., y Criptosporidium spp.

Si nuestro animal está infectado no solo deberemos cuidar de él, sino también tendremos mucho cuidado con su jaula porque los patógenos pueden quedarse en las heces que expulsan y volver a infectar al plumífero. Los síntomas son: diarrea con mucha mucosidad, sangrado en las heces, pérdida de peso, embolamiento de alimento, etc.

Lo malo es que nuestro pájaro puede tener el parásito en su interior sin que nosotros nos demos cuenta porque no presenta síntomas. Los protozoos dañinos actuarán cuando nuestro colega tenga una bajada de las defensas o en momentos de ansiedad. Pueden permanecer mucho tiempo sin actuar dentro de las células del intestino de nuestra mascota. Es bueno, por ello, realizar un análisis de heces de vez en cuando a nuestra ave, consulta con el veterinario la periodicidad. El tratamiento es de nuevo el antibiótico y siguiendo a rajatabla lo ordenado por el veterinario porque de no ser así, el animal podrá conservar el parásito en pequeñas cantidades en su intestino.

Etiquetas: AvesCuriosidades animales

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS