Los cuidados de la piel de las mascotas

La piel de los animales de compañía es una de las estructuras de mayor tamaño e importancia. Es un órgano de protección fundamental que actúa como primera frontera entre el exterior y el interior del organismo. Su correcto estado higiénico y sanitario permite responder con contundencia a las agresiones procedentes del entorno.

Los cuidados de la piel de las mascotas
Pixabay

La mayoría de los dueños de animales de compañía sólo son conscientes de que su mejor amigo tiene una "cubierta externa" por las molestias que les provoca: "la casa está llena de pelos", "el precio de la peluquería de Samy es un escándalo"... Estas molestias llegan a ser una de las causas de abandonos de animales de compañía y el detonante de serias disputas familiares. En el  momento de la adquisición de un nuevo animal, el dato de su tipo de piel y pelo debe ser muy tenido en cuenta. Los cuidados higiénicos de la piel necesitan disponibilidad, dedicación y dinero.

La piel está integrada por dos partes bien diferenciadas: la capa superficial o epidermis y la capa profunda o corion. La epidermis tiene un grosor variable según la especie, la raza, la edad e incluso existe distinto grosor en distintas partes de un mismo animal. en ella encontramos las aberturas de las glándulas cutáneas y de los folículos pilosos. Las glándulas cutáneas son fundamentalmente de dos tipos: glándulas sudoríparas (productoras de sudor) y glándulas sebáceas (productoras de sebo). Las glándulas sebáceas adquieren gran importancia en nuestros animales de compañía ya que el sebo que producen tiene una importante función protectora contra la humedad. Además, debido a sus particulares características aromáticas, tienen una curiosa función como reclamo sexual.  

El pelo es una modificación de la epidermis (como las garras, los cascos, los cuernos...) y suele cubrir la práctica totalidad de la superficie corporal de nuestros amigos. Algunas razas aparentemente desnudas, si son observadas con detenimiento, demostrarán la existencia de pelos pequeños, finos y esparcidos. Estos curiosos apéndices sufren continuas mudas a lo largo del año, mudas que si no reciben la correcta atención, acabarán con la paciencia del propietario más paciente.

Piel sana

  1. La piel es un órgano que protege a las mascotas de los agentes infecciosos y de las agresiones externas (frío, calor, humedad...).
  2. La alimentación de calidad proporciona los nutrientes imprescindibles para que la piel y el pelo dispongan de un óptimo estado sanitario.
  3. Los  cepillados diarios y los  baños con productos específicamente diseñados para los animales de compañía permiten que la piel y el pelo disfruten del mejor estado higiénico.
  4. Ante cualquier duda o problema acudiremos a los profesionales. El veterinario y el peluquero son los únicos responsables de mantener la piel de nuestras mascotas en un perfecto estado. 

Etiquetas: Cuidado pelo gatosCuidado pelo perros

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS