El cuerpo de las aves, el interior de su organismo

¿Sabes por qué nuestras aves son tan ligeras? ¿Conoces para qué utilizan los sacos de su pecho aparte de para respirar? Estas y otras preguntas resueltas en el artículo de aves de hoy. ¡Qué interesante!

El esqueleto

Su ojo tiene una membrana que protege la córnea
Su ojo tiene una membrana que protege la córnea

El esqueleto de las aves es neumático... No es que nuestros pájaros “vayan sobre ruedas” sino que tienen aire en su interior. Esta singular característica de la osamenta de las aves es una de las razones por las que tienen esa envidiable capacidad para el vuelo.

Otra de las características de los huesos de las aves es su alto contenido en calcio, lo que les permite tener una extrema delgadez que también favorece y permite en gran medida el vuelo. Como contrapartida, la delgadez del hueso proporciona una extrema fragilidad, por lo que debemos tener muy presente la facilidad con la que estos animales pueden sufrir todo tipo de fracturas ante inadecuados manejos. Otra curiosidad de los huesos de las aves es que tienen entre 14 y 25 vértebras cervicales, lo que les permite esa gran movilidad de la cabeza.

Los músculos

Los más característicos por su función (vuelo) y especial desarrollo, son los músculos pectorales.
Las fibras musculares de las aves están diseñadas para soportar grandes esfuerzos y por ello están capacitadas para realizar un gran consumo de energía. Existen fibras musculares “rojas”, que permiten una alta concentración de mioglobina y fibras musculares “blancas”, que permiten un alto acúmulo de grasa como fuente de energía.

La cabeza

En la cabeza de las aves haremos especial referencia a 
• Los ojos. La estructura de los mismos es similar a la de cualquier mamífero aunque sus ojos tienen poca movilidad, algo que compensan con creces con la de su cabeza. Poseen dos párpados en la parte externa del ojo y un tercer párpado o membrana nictitante cuyas principales funciones son las de proteger e hidratar la córnea.
• La cavidad nasal. Sobre los orificios de entrada de la cavidad nasal encontramos la cera, una zona de gran vascularización que no tiene plumas y con distinto color según la especie, el sexo...

El aparato digestivo

El buche. Es una estructura en forma de saco donde estos animales almacenan la comida. No todas las aves tienen buche y si existe, su forma varía de una a otra especie.
Proventrículo. Es el estómago glandular de las aves, el responsable de la producción de sustancias que favorecen la digestión de los alimentos.
Ventrículo o molleja. Es el estómago mecánico y, por tanto, el responsable de la digestión mecánica de los alimentos. En las especies que se alimentan con granos, la molleja posee una gruesa pared muscular y estos animales “ayudan” a su digestión mecánica con la ingestión de pequeñas piedras (grit).
Intestino delgado. Solo tienen duodeno e íleon. El intestino delgado tiene como principal función la digestión química de los alimentos, gracias a las enzimas hepáticas y pancreáticas, así como de la absorción de nutrientes.
Intestino grueso. Las aves tienen un ciego con dos bolsas, donde fermentan la fibra y reabsorben el agua, y el colon y el recto que desembocan en la cloaca.

El aparato respiratorio

Las aves no disponen, como nosotros, de un diafragma que ayude a la respiración. Entre las estructuras más relevantes del aparato respiratorio de las aves tenemos:
. Laringe. Las aves, a diferencia de los mamíferos, no poseen cuerdas vocales en este tramo de su aparato respiratorio.
. Siringe. Es la “caja” responsable de todos los sonidos que llegan a emitir, “el órgano del canto”.
. Sacos aéreos. Su función es el almacenamiento del aire y ayudan a respirar al animal. En algunas especies son utilizados para exhibirse ante otros animales, como en el caso de los rabihorcados (Fregata sp.) cuyos sacos rojo intenso se hinchan para el cortejo de la hembra.
. Pulmones. Solo suponen el 10% del aparato respiratorio de las aves. No se expanden, no tienen alvéolos y sí disponen de capilares aéreos para aumentar la superficie de intercambio gaseoso.

Las aves se reproducen por influencia de estímulos ambientales, comportamentales y el control neuroendocrino

Las aves se reproducen cuando se enfrentan a alguna o la totalidad de las siguientes situaciones:
. Estímulos ambientales: el fotoperíodo, la temperatura, la obtención de alimentos... Son fundamentales para que se produzca la reproducción.
. Ciertas situaciones relacionadas con el comportamiento: disposición de pareja, condiciones del entorno, preferencias individuales...
. Control neuroendocrino: el control interno de la situación por parte, principalmente, del sistema hormonal, tiene también mucho que decir en el desencadenamiento y llegada a buen puerto de la reproducción de las aves.

Además de lo comentado, los machos tienen los testículos internos y cercanos a los riñones y solo ciertas especies tienen algo parecido a un pene (pene rudimentario). En el caso de las hembras poseen dos ovarios, aunque generalmente solo el izquierdo es funcional (el derecho suele estar atrofiado). La formación del huevo dura unas 24 horas y no es necesaria la fecundación para su producción.

El sistema urinario

Las aves poseen dos riñones que producen una orina característica de color blanco (por los uratos) que se elimina al exterior junto a las heces.
No disponen de vejiga, a excepción del avestruz, por lo que la orina pasa directamente desde los riñones hasta la cloaca.

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS