Cuidados básicos de un erizo

Este mamífero es un animal nocturno, solitario, poco manejable en su edad adulta y que necesita vivir a más de 20º.

Cuidados básicos de un erizo

El erizo pigmeo africano se ha convertido, desde hace unos años, en mascota frecuente en países como Estados Unidos, España, Chile y Argentina. Sin embargo, mantiene su naturaleza salvaje así que no esperes que venga cuando lo llames o te dé mimos. Si estás pensando en hacerte con uno, estudia detenidamente los cuidados básicos que debería recibir para saber si le podrás dar todo lo que necesita este pequeño mamífero.

Alojamiento

El erizo duerme la mayor parte del día y se activa por la noche. Eso no quiere decir que debas bajar la persiana de la habitación para que pueda dormir sino todo lo contrario: el erizo tiene que saber cuándo es de día y cuándo de noche. Es preferible que su casita sea un recipiente liso como un acuario, tortuguera o terrario que una jaula de barrotes y debería medir como mínimo 80x40 cm (tamaño para un solo erizo). Dentro puedes instalarle una rueda de buen tamaño sin barrotes para que haga ejercicio, tubos de pvc, rollos de papel, pequeñas figuras y cascabeles y como fondo de jaula elegir entre una esterilla de plástico o tela polar. Los erizos son animales limpios y pueden usar letrina, bien dejándole una esquinita para ello o bien reservándole un recipiente. El mejor sustrato que puedes ponerle es un lecho de papel reciclado.

El erizo pigmeo africano procede de un clima muy cálido por lo que tendrás que mantener en la estancia una temperatura superior a 20º con ayuda de accesorios térmicos.

Alimentación

El erizo necesita seguir una dieta alta en proteínas, baja en grasas y con un contenido de fibra de un 15%. Lo mejor es darle como base de su alimentación pienso de calidad para gatos y complementar con alimento vivo (gusanos, grillos…). Es preferible suministrarle una ración nocturna y una cantidad anecdótica de comida durante el día que dejarle el cuenco lleno a libre disposición toda la jornada. El agua limpia no puede faltarle y si tú no la bebes directamente del grifo, se la des de botella o filtrada en una jarra. Deberás cambiársela cada día.

Al erizo le servirá cualquier recipiente a modo de comedero siempre que pese lo suficiente para que no lo vuelque y que no sea tan alto que le resulte incómodo. En cuanto al bebedero, el de pájaro es la mejor opción.

Higiene

Este pequeño mamífero es muy limpio, por lo que no necesitarás lavarlo más que un par de veces al año con agua tibia, champú neutro y un cepillo blando, por ejemplo, de dientes, solo para las púas. La barriguita límpiasela con las manos. Luego tendrás que secarlo muy bien con una toalla. Por cierto, suele hacer sus necesidades cuando está en el agua así que atento.

Al erizo le crecen las uñas como a las personas así que tendrás que hacerle la manicura. Si te atreves a cortárselas tú mismo, elige un cortaúñas de gato o de personas y ten mucho cuidado de no cortarle la pequeña vena que tiene en la uña. Si lo ves muy complicado, llévalo al veterinario.

Etiquetas: erizos

Continúa leyendo

COMENTARIOS