Cómo cuidar un hurón

¿Te estás planteando ampliar la familia con un hurón pero no tienes ni remota idea de cómo hay que cuidarlo? Te damos unas cuantas pautas básicas para que tu mascota se sienta en el mismo paraíso.

Cómo cuidar un hurón

El hurón pertenece a la familia de los mustélidos (animales pequeños con el cuerpo delgado y alargado, con extremidades, orejas y cola corta y con 34 dientes), es carnívoro y suele vivir entre 5 y 8 años pudiendo llegar a los 10-12 años. Los machos pesan de 1 a 3 kg y las hembras entre 0,5 y 1,5 kg.

Su comportamiento

Lo primero que debes saber es que los hurones son muy inquietos y curiosos y te la pueden liar en dos segundos. Por eso, es importantísimo que cierres ventanas y balcones cuando lo tengas suelto en casa, también que prestes atención a la disposición de los muebles, es capaz de llegar a sitios que no podrías imaginar sirviéndose de ellos. Ojo con los agujeros, huecos y recovecos porque intentará colarse por ellos. También hay que ser cuidadoso con lo que hay en el suelo como enchufes, ventiladores, fuentes de calor como el horno, estufas… y objetos pequeños o de poca consistencia ya que pueden tragárselos fácilmente. Importantísimo: si quieres que tu hurón sea un alma cándida, acarícialo a tope. ¡Ah! Una vez que el animal esté socializado gracias a las caricias, podrás sacarlo a pasear con una correa. Como son tan curiosos, te agradecerá que lo lleves a descubrir mundo.

La jaula adecuada

Cómprale una jaula con varios niveles y con suficiente espacio para que el animal tenga sitios específicos para comer, dormir, hacer sus necesidades y jugar. Es importante que la jaula no tenga partes blandas o que puedan desprenderse ya que podría comérselas. En la parte destinada a la letrina, no en toda jaula, le puedes poner sustrato de conejos, serrín prensado, bolitas de papel reciclado… Para descansar, cómprale una hamaca y como juguetes, tubos rígidos para que pase por ellos, cañas de pescar de gatos y objetos de materiales duros que no puedan masticar y despedazar.

La comida

Los hurones son carnívoros y por eso el pienso perfecto para ellos debería contener un mínimo de un 40% de proteínas, un 20% de grasa y un 1% ó 2% de fibra. Mira bien los ingredientes y asegúrate de que las proteínas proceden de animales y de que el pienso no tiene componentes vegetales. Ponle agua fresca en un bebedero tipo biberón que tiene la ventaja de que no lo empapa todo. Al igual que los gatos, estos animales pueden desarrollar bolas de pelo por lo que es buena idea darle un poco de malta siguiendo las indicaciones del envase.

Su higiene

Lava a tu hurón como mucho una vez al mes o cada tres meses. Si lo haces más a menudo, eliminarás la protección natural que tiene su piel y como contrapartida fabricará más sebo y olerá más fuerte. También tendrás que limpiarle los oídos y cortarle las uñas regularmente. 

Cuidado con el calor

Este mustélido es especialmente sensible al calor por lo que en verano es recomendable pulverizarlo con agua o incluso bañarlo, ponerle una “piscinita” para que se remoje, mantener el agua del bebedero fresca cambiándola varias veces al día, congelar botellas con agua y cubrirlas con trapos o toallas para que el hurón se tumbe encima de ellas… Pero ojo, no es buena idea poner el aire acondicionado a tope ya que es fácil que se resfríe.

Otros cuidados

Los hurones, para estar sanos, necesitan un periodo de oscuridad de unas 16 horas al día. Si tienes una habitación para él solo, baja la persiana y a unas malas, cubre la jaula con una tela oscura. En cuanto a la castración, es recomendable tanto en machos como hembras pero siempre que el animal haya alcanzado su total madurez sexual, nunca antes. Lo ideal es que lo lleves una vez al año al veterinario para que le haga un chequeo completo y tenga sus vacunas al día.

Etiquetas: hurones

Continúa leyendo

COMENTARIOS