Señales de alarma en el gato

Estos síntomas que indican que hay que llevar el gato al veterinario a la mayor brevedad posible pues pueden indicar enfermedad.

Los felinos son auténticos maestros en el arte de esconder sus debilidades y enfermedades. Esto es así porque en la naturaleza, para evitar ser atacados por los depredadores, tienen que mostrarse fuertes, lo estén o no. Un animal que en libertad deja a la vista su enfermedad es una presa fácil.

Los gatos domésticos no tienen depredadores, pero su fuerte instinto les hace obrar de la misma manera que sus hermanos salvajes. Si se encuentran mal no nos lo mostrarán; si sienten dolor, no nos daremos cuenta tan fácilmente; si tienen una cojera, se quedarán sentados en un rincón de la habitación sin moverse… Por todo esto, si observas alguna de las señales de alarma que citamos a continuación, deberías llevar a tu peludo al veterinario lo antes posible. Es casi seguro que el problema esté ya avanzado por lo que comentamos de esconder las dolencias.

Las señales de alarma básicas

La veterinaria Ana Anglada, de Anaga Vets, nos cuenta cuáles son las señales de alarma más básicas que nos pondrán sobre aviso de que al gato le pasa algo y de que, por tanto, deberemos llevarlo a la clínica veterinaria.

1. Respiración. Debemos tener en cuenta dos aspectos relacionados con la respiración: si respira rápido o si jadea estando en reposo. Se considera que un gato respira rápido si hace más de 30 respiraciones por minuto en reposo. Cosa distinta es que respire así después de hacer ejercicio, algo que sí sería normal. La otra variable que debemos observar es si el animal respira con la boca abierta. Los gatos no jadean como los perros. Solo lo harán en momentos puntuales de calor o si han estado corriendo mucho.

2. Visitas al arenero. Es mala señal que el gato vaya mucho al arenero a orinar pero no haga nada. Esto puede indicar que existe una obstrucción, es decir, que el peludo tiene la vejiga llena de líquido pero que este no puede salir. Se trata de un síntoma muy grave que requiere atención veterinaria urgente.

3. Alimentación. La veterinaria aconseja que nos cercioremos de si el gato come todos los días o no y de si aunque se esté alimentado está adelgazando. Existen patologías que pueden ser graves relacionadas tanto con no comer como con comer y adelgazar.

Ahora ya lo sabes, ante cualquier señal de alarma que veas en el peludo, debes ir con él al veterinario pues su salud corre peligro.

Mar Aguilar

Mar Aguilar

Soy redactora jefe web de Muy Mascotas y enamorada de los animales, especialmente de un golden retriever llamado Bruce y de un bosque Noruega de nombre Bombón. Me interesan los temas medioambientales y defiendo a capa y espada a los animales que no tienen voz. También me gusta levantar pesas, subirme a la bici (estática), hacer yoga, leer y lo que a todos: ir al cine, estar con los amigos y bla, bla, bla. Puedes contactar conmigo en maguilar@zinetmedia.es

Continúa leyendo