Cómo evitar que el gato muerda los cables de casa

Las consecuencias de que el gato muerda los cables pueden ser tan graves como que se electrocute o se atragante con el plástico. Te damos unos cuantos consejos para evitar que le pase algo malo al peludo.

Tal y como le ocurre al gato de Beatriz Ramos, que adora morder todos los cables que encuentra a su paso, los felinos, en general, ven en un cable un juguete perfecto con el que entretenerse. Los gatitos, a los que les están saliendo los dientes, tendrán en un cable el mordedor ideal para aliviar sus dolores.

Consejos para que tu gato no muerda los cables

- Lo primero que hay que hacer es identificar todos los cables de casa que están al alcance del minino. Que no esté a tu alcance, no quiere decir que no esté al suyo, pues ya sabemos que los gatos trepan, saltan… y, en definitiva, llegan y entran (gracias a su prodigiosa flexibilidad) en casi todos los rincones.

- Si ves que existen varios aparatos eléctricos enchufados a una misma regleta… ya puedes cambiar de táctica… Hay que intentar por todos los medios que los aparatos estén enchufados lo más cerca posible a la toma de corriente, que no queden cables tensos ni un cableado que parezca un parque de atracciones felino.

- Esconde bien los cables y recógelos por detrás de los muebles. Si fuera necesario un cambio en la distribución de los mismos… ¡Es el momento! Asegúrate también de que el minino no pueda acceder a estos espacios, pon obstáculos para impedir que pase. De nuevo, no subestimes su poder de colarse en los rincones más insospechados.

- Si lo pillas con los dientes en el cable, regáñale diciéndole un “no” con firmeza.

- Impregna los cables de olores desagradables para los gatos. Nos estamos refiriendo a frotarlos con vinagre, cítricos, pimienta… su olor no les gusta nada a los felinos. Por supuesto, antes de conectar el cable, asegúrate de que la sustancia “repelente” se ha secado totalmente.

- Si vas a usar algún pequeño electrodoméstico cuyo empleo implica que se mueva el cable (un secador, depiladora, la plancha…), hazlo con la puerta cerrada. Quien evita la tentación, evita el peligro.

- Si es posible, opta por aparatos sin cable.

-Antes de acostarte o cuando no estés en casa, desenchufa cables. Así, si en el peor de los casos ocurre una desgracia, estarás cerca para poder asistir a tu mascota y llevarla corriendo al veterinario.

- ¿Te has dado cuenta de que tienes aparatos enchufados a la red que hace tiempo que no usas? Pues, ya sabes, desenchufa y guarda. De nuevo, estarás evitando el peligro.

CONTINÚA LEYENDO