El pelo de mi gato, ¿cómo lo cuido?

Nuestro felino se ocupa por sí mismo de su higiene externa pero nosotros debemos ayudarle con materiales de los que él no dispone. Toma nota de los consejos que hoy te damos. ¡Limpio y seguro!

Nuestro gato va a necesitar que llevemos a cabo diferentes cuidados respecto a su piel y a su pelo. Estos van a variar dependiendo de las características cutáneas del animal. Echa un ojo a lo que te contamos y actúa según lo que precise tu animal.

Según el tipo de pelo, tendremos que llevar a cabo unos cuidados u otros. Obviamente el pelo largo necesitará más dedicación: cepillado diario para quitar los enredos y posible suciedad que se puede quedar entre el pelaje y producir algún problema al animal. Seamos coherentes y elijamos una mascota con el pelo que vayamos a poder cuidar.

El odio al agua de los felinos no les viene de nacimiento, si les acostumbramos de pequeños a bañarse en el líquido elemento, de mayores les gustará chapotear en él. Báñale por primera vez después de haber pasado la primera fase de vacunación aunque puedes hacerlo también antes si está realmente sucio. Hazlo siempre con un champú específico y agua tibia, evita bañarle en una zona donde haya corriente o cambios extremos de temperatura.

Vigila bien que le secas perfectamente después del baño pues la humedad retenida podría causarle problemas dermatológicos. Hazlo con una toalla que solo usas para él y con un secador a baja potencia y con un aire no muy caliente.

Después tendrás que cepillarle bien e pelo para que la humedad no quede entre ellos y para desenredarlo. Elige el cepillo dependiendo del tipo de pelo que tenga tu animal, hay peines especiales para aquellos que tengan una larga melena. Si acostumbramos al animal desde pequeño a todo esto y lo hacemos acompañándolo de mimos y voz suave, agradecerá estos momentos de vínculo contigo toda la vida.

Respecto a los cortes de pelo, no será necesario hacerle ninguno, aunque uno anualmente, en los meses de calor, puede ayudar a que el pelo crezca más fuerte y sano. Además, aguantará mejor las altas temperaturas.

No te preocupes si en otoño o verano el pelo de tu felino se cae en abundancia, estará mudándolo. Sin embargo, si notas que llega a tener calvas, acude al veterinario porque esto ya no será normal.

Continúa viendo nuestras galerías