Consejos específicos para cuidar a un gato blanco

Los gatos blancos, por sus características físicas, precisan de unos cuidados especiales porque su piel es más delicada que la del resto de gatos.

Los gatos blancos son unos animales preciosos y espectaculares, muy comunes en nuestros hogares y de carácter afectuoso, presumido y tímido. Seguro que si tienes uno, tienes especial cuidado con su pelaje para que luzca sano y brillante, pero requiere de algunos cuidados y precauciones más específicas.

En primer lugar, tenemos que averiguar si nuestro gato es simplemente de color blanco o si también es albino. El albinismo está provocado por una alteración genética hereditaria y requiere de muchas precauciones en cuanto a su piel y sus ojos, como en las personas. El primer rasgo para diferenciar a un gato blanco de un gato albino son los ojos azules o de dos colores pero, cuidado, si un gato blanco tiene los ojos azules, no tiene por qué ser albino.

Otro aspecto a tener en cuenta es si nuestro gato blanco presenta algunas manchas en su pelaje, pues los gatos albinos nunca las tienen; son completamente blancos. También tienen la piel rosada y sin nada de pigmentación (esto se verá especialmente bien en los párpados, la nariz, las almohadillas de las patas y los labios), mientras que los gatos blancos pueden tener la piel pigmentada o alguna mancha o lunar, aunque tengan el pelo totalmente blanco.

La frontera, en cualquier caso, es dudosa, y lo mejor sería consultar con nuestro veterinario si tenemos dudas sobre si nuestro gato es albino o no. También es importante, si tenemos patio o balcón y a nuestro gato le gusta tomar el sol, que tengamos mucho cuidado con los excesos. Existen protectores solares para ellos que pueden minimizar los efectos del sol en su piel sensible.

El albinismo trae asociadas además algunas enfermedades, como la sordera y la dermatitis, que también pueden darse en los gatos blancos no albinos. También debemos proteger sus ojos, especialmente si son azules, pues son extremadamente sensibles a los efectos de la radiación solar.

En cualquier caso, si te decides por llevar un gato blanco a casa, recuerda que hay muchos en los refugios esperando su adopción. Te contamos algunas curiosidades más sobre las peculiaridades del gato blanco y sus cuidados específicos.

Continúa viendo nuestras galerías