Cómo darle una pastilla a tu gato

Cuando una mascota se pone enferma, además de preocuparte por su salud, el dolor que padece y estar muy pendiente de ella, se presenta el momento incómodo de darle la medicación. Muchos animales son fáciles de engañar pero otros siempre se las apañan para escupir la pastilla. ¿Cómo darle la medicación a tu gato sin que todo acabe como el rosario de la aurora?

Darle la medicación a un gato puede ser una tarea sumamente complicada. Hay felinos domésticos que cazan al vuelo la existencia de una pastilla sepultada entre capas de su paté favorito (ese que le das cuando es su cumpleaños o en un momento muy concreto) y la escupen; otros se resisten a tragar y hay quienes tiran de garras causando auténticos desastres en la piel de su humano. En cualquiera de estos casos el resultado puede ser el mismo: el humano pierde los nervios y la mascota no se toma su medicina. ¿Qué podemos hacer?

Para empezar, nuestro gato tiene que estar muy acostumbrado al contacto. Si tu animal es aún cachorro, ve poco a poco habituándolo a abrirle la boca para darle premios, por ejemplo. Cuanto antes interiorice el gesto de darle una pastilla, mejor que mejor.

Imaginemos que ya está más que acostumbrado a que lo cojas, lo acaricies… Ahora toca informarse de si la pastilla puede ingerirse con alimentos, en tal caso, será más fácil dársela bien escondida en su comida favorita, si no y de si se puede partir para hacer más sencilla la toma.

También es buena idea tener una toalla a mano, sobre todo si estás tú solo para darle la medicina y que no te arañe. Deberás cubrirle con las patas dentro de la toalla como si fuera un rollito. La toalla debe ser de tamaño medio, si es muy grande te costará maniobrar.

Una vez cubierto con la toalla y dependiendo de si alguien te va a ayudar a darle el comprimido, tendrás que inmovilizarle, siempre de espaldas a la persona que lo sujeta. Coloca su cabeza mirando hacia el techo, ábrele la boca metiendo tus dedos en el hueco existente entre el colmillo y el diente siguiente e introdúcele la pastilla. Las jeringas que dispensan pastillas te pueden ser de gran utilidad.

No te pierdas esta galería de fotos en la que te contamos con más detalle las mejores maneras de conseguir que el gato se tome su medicina y te damos consejos útiles. Te prometemos que no es misión imposible.

Continúa viendo nuestras galerías