¿Cómo duerme tu gato?

Dormir es de vital importancia para un gato, de hecho pasa buena parte del día haciendo esta actividad. Pero, ¿está tan profundamente dormido como piensas? Respondemos a esta pregunta y te contamos unas cuantas curiosidades del sueño felino con fotos de gatos.

Si tienes un gato es posible que creas que se pasa el día durmiendo y no te falta parte de razón. Los mininos prefieren descansar durante el día ya que son animales más bien nocturnos pero no todo el rato que ves a tu mascota con los ojos cerrados está teniendo un sueño profundo. De media el felino doméstico duerme unas 17 horas diarias y de ellas tres de cada cuatro son de sueño ligero. Cuando se encuentra en el periodo de sueño profundo moverá rápidamente los ojos (con los párpados cerrados) tal y como nos ocurre a nosotros en la fase REM (Rapid Eye Movement), y su cerebro se mantendrá activo. También es posible que mueva sus zarpas, el hocico, los bigotes o las orejas.

Del mismo modo que los humanos nos beneficiamos de un reparador sueño todas las noches, tendremos que respetar el descanso de nuestra mascota. Si tienes niños, edúcales para entiendan por qué no deben despertar al minino para jugar con él cada vez que a ellos les apetezca. Siguiendo con la importancia que tiene para el animal dormir, es muy importante que si observas cambios sustanciales en sus hábitos de sueño, lo lleves sin falta al veterinario. El exceso puede ser sinónimo de enfermedad o dolor y el defecto problemas de tiroides. ¡Ah! Y si de repente, tu gato ha empezado a roncar, cuando nunca lo había hecho, ¡al veterinario!

Duerme gatito, duerme

Hay ocasiones que los gatos eligen lugares imposibles donde echar una cabezadita pero generalmente se decantan por sitios tranquilos en los que se sienten seguros y calentitos, pues su temperatura corporal desciende durante el sueño. Es posible que el tuyo se te suba encima en cuanto te ve tumbado en el sillón y esto puede deberse a que quiera estrechar lazos contigo, a que busque el calorcito que tu cuerpo desprende y a que se sienta muy seguro contigo. También puede ser que mientras duerme lo hayas visto apoyar el lomo en algún objeto de la casa. La explicación es muy sencilla y es que así evita que algo o alguien le aparezca por la espalda. ¡Aquí nada es casual!

Continúa viendo nuestras galerías