Los riesgos del frío en gatos y otras mascotas

Un correcto estado sanitario protegerá al animal de las inclemencias del tiempo.

Pixabay
Los riesgos del frío en gatos y otras mascotas

Todos los años, en las épocas frías, nuestras mascotas se ven amenazadas por problemas típicos de las bajas temperaturas. Su aparición está íntimamente ligada al descenso térmico, las lluvias, el granizo, la nieve y el hielo.

Una vez más, la salud de nuestros animales dependerá principalmente de un óptimo estado sanitario (vacunaciones y desparasitaciones), de una correcta higiene, de una adecuada alimentación y, lo más importante, de los cuidados de su amado dueño. Si estas pautas se cumplen, podremos evitar las situaciones de riesgo que, con puntualidad anual, llegan acompañando al frío.

De todos los sistemas, aparatos y órganos que intervienen en el correcto funcionamiento de sus organismos, serán dos los principalmente afectados en estas fechas: el aparato respiratorio y el aparato digestivo.

El aparato respiratorio

La entrada del aparato respiratorio (trufa y boca) y el inicio del tubo digestivo (boca), son estructuras del organismo animal que separan el mundo exterior del resto de los órganos. Esta frontera tiene como función evitar la entrada de algún “viajero” cuyas intenciones no son, ni mucho menos, hacer turismo. Su principal objetivo será realizar acciones vandálicas contra los “edificios” de las maravillosas “ciudades” del cuerpo de nuestro animal. Las fronteras tienen unos avanzados sistemas de defensa, como los ganglios linfáticos. Estos actúan como verdaderos “filtros” ante la avalancha de “viajeros” que entran en cada inspiración o tras el inoportuno lametazo a cualquier producto de dudosa procedencia.

La entrada de suciedad, polvo, bacterias, virus y demás “tribus urbanas", es más peligrosa cuando nuestro queridísimo animal no tiene sus vacunaciones anuales en regla. La entrada, por ejemplo, del virus del moquillo en una “ciudad” desprotegida, sin ningún “agente especial” que reconozca e identifique al peligroso malhechor, sería como recibirle con alfombra roja y banda de música, para que al menor descuido, destrozara sin piedad todo lo que se pusiera al alcance de “su mano”.

El aparato digestivo

La alimentación también cumplirá un papel fundamental en la obtención de un correcto estado sanitario. Si la materia prima responsable de la energía, la construcción y el funcionamiento de estas “ciudades” no es del todo correcta, será más probable la aparición de deterioros y problemas en cualquier parte de la estructura.

¿Y el propietario?

El amigo humano de la mascota será el responsable de coordinar todas estas acciones, llevando a su mejor amigo al veterinario. Con este sencillo proceder conseguimos poner en orden sus vacunaciones y desparasitaciones anuales y nos asesoramos para la elección de la mejor alimentación. Además en fechas invernales pondremos todos los recursos para que nuestro mejor amigo no sufra riesgos innecesarios: evitaremos los paseos largos bajo condiciones extremas y secaremos al animal correctamente tras una caminata “cantando bajo la lluvia”. Pero si todo se tuerce, si nuestro animal se empapó en la salida de la noche, no le pudimos secar correctamente y últimamente no está comiendo de forma muy correcta, lo más adecuado será ponerse, cuanto antes, en manos de los profesionales.

Etiquetas: Gato enfermoPerro enfermo

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS