Enfermedades urinarias en los gatos, ¿cómo se curan?

Si nuestro felino padece una patología en las vías urinarias lo primero que tenemos que hacer es acudir al veterinario pero, ¿cómo va a ponerle solución el profesional a estos problemas? Vamos a descubrirlo porque también tendremos que participar.

Un gato con correa
Si notamos algo raro hay que acudir al veterinario

Cuando lleguemos a la clínica veterinaria nos harán una serie de preguntas del tipo: cuándo comenzaron los síntomas, qué tipo de cambios ha habido desde entonces, qué cuestiones han empeorado, si es la primera vez que parece este problema o se repite de forma crónica, si está tomando algún medicamento o qué tipos de síntomas has notado (vómitos, decaimiento, pérdida de kilos...).

Como ya sabemos que te va a preguntar todas estas cosas haremos un repaso mental de ellas antes de entrar a la consulta pues agilizaremos el momento y facilitaremos el diagnóstico.

El tipo de alimentación que lleva el gato será imprescindible para localizar qué enfermedad urinaria tiene. Tenemos que pensar cuántas raciones al día le damos, qué tipo de producto, cuál es la marca, si le damos alimentación extra (no recomendable), cuánta agua bebe...

Una vez completado el interrogatorio, el veterinario pasará a hacerle un examen completo al minino, entre otras cosas: le hará una palpacion de la vejiga para conocer si ha cambiado su estructura, su tamaño o si hay dolor al tocar. Después, pasará a realizar las pruebas pertinentes:

Un análisis de orina: el profesional hará una investigación en la orina de nuestro animal para conocer si hay problemas que predisponen a la formación de cálculos, si hay ya hay cálculos formados o para conocer la respuesta del organismo hacia los tratamientos recetados.

Un cultivo de orina ya que con esta prueba se puede descubrir:

  • Si existen organismos infecciosos en el pis del felino.
  • Si tiene cálculos de estruvita debido a la presencia de estafilococos o proteus en la orina.
  • Si hay cálculos debido a la presencia de bacterias en la orina.

Medición del PH urinario: el PH de la orina es un destacado factor en la formación de cálculos o cristales. Cambiará cada día según el alimento que consuma nuestro gato pero también por otras circunstancias como el estado de ánimo del felino.

Unas radiografías ya que con esta prueba podemos identificar la presencia de algunos cálculos por su tamaño, de la cantidad que hay... o ecografías, aunque para esta muestra es posible que necesitemos sondar al gato para introducir suero y agrandar el tamaño de la vejiga porque de otro modo no sería suficiente para sacar resultados.

Por último, otra de las pruebas que puede realizarle el profesional será el análisis de cálculo o cristal, es decir, la observación directa del cálculo extraído va a ser primordial para que el veterinario recete un tratamiento u otro. Por ejemplo, el producto alimenticio que le demos como parte del tratamiento dependerá de la información concreta que tengamos sobre el cálculo.

En el tratamiento de la enfermedad en vías uriarias la dieta será muy importante

Para poner fin a las patologías en las vías urinarias bajas del gato tendremos que prestar atención al tipo de problema al hacemos frente. El tratamiento de la urolitiasis va a ser diferente dependiendo del tamaño de los urolitos y de las anomalías que estos causen en la micción.

Una dieta adecuada podrá ser la solución si el tamaño de los urolitos es pequeño y no alteran de manera significativa a la acción de orinar. Si los urolitos no permiten la micción tendremos que pasar por quirófano para extraerlos. Después de esto también pondremos una dieta especifica. Si la enfermedad viene producida por una bacteria el tratamiento será antibiótico.

Etiquetas: Curiosidades gatosDieta felinaGatitosGato enfermo

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS