Enfermedades del gato, ¿cómo le cuido en casa?

Nuestro felino puede sufrir alguna patología que dure más de unos días o se convierta en crónica. Sé previsor y sigue nuestros consejos.

El gato debe tener un botiquín de uso exclusivo
El gato debe tener un botiquín de uso exclusivo

Es incoherente pensar que nuestro gato no precisará de acudir al veterinario en toda su larga existencia por muchas vidas que digan que tiene, puesto que en realidad necesitaremos acudir a la clínica al menos cada tres meses para recoger su dosis antiparasitaria.
Este será un trámite básico a seguir dentro de los cuidados básicos del animal pero es posible que nuestro amigo tenga que tomar otros medicamentos por sufrir una patología o problema tras alguna de sus pericias, por mala suerte o por descuido nuestro. Es por esto que hoy nos centraremos en conocer qué cuidados es posible que tengas que administrarle cuando sufra alguna enfermedad.

¿Cuáles son los síntomas que revelarán una enfermedad?

Nuestro colega puede:
• No querer comer. Tendrá inapetencia porque se encuentra mal.
• Ver su peso reducido o aumentado considerablemente. Esto ocurre en enfermedades concretas como aquellas causadas por parásitos gastrointestinales.
• Sentirse decaído, sin ganas de jugar, querer moverse muy poco… Le duele el cuerpo y lo último en lo que piensa es en jugar.
• Beber agua en exceso o en menos cantidad que de costumbre.
• Experimentar cambios en la densidad, cantidad y demás aspectos de su orina.
• Sufrir diarrea o extreñimiento.
• Sangrar al toser, en el vómito o en las heces.
• Tener dificultad al respirar.

Estos son algunos de los típicos síntomas que nos avisarán de que algo malo está pasando en el organismo de nuestro pequeño felino. Es momento, pues, de pedir cita en el veterinario. No vale con aplicarle un tratamiento que nos surtió efecto en el pasado o hacer caso a los consejos de ese vecino “experto” (siempre que no sea profesional de la veterinaria). El único tratamiento fiable es el que le prescriban en la clínica veterinaria después de realizarle unas pruebas que den con la enfermedad que sufre tu gato.

Solo deberás tratarle cuando se trate de una urgencia

Únicamente podremos intentar poner remedio al problema si ha surgido de repente y necesita de trato urgente y siempre seguido de una visita a nuestro veterinario. 

Cuando el profesional le haya puesto un tratamiento a cumplir, no deberás saltarte ningún paso (ni el tiempo, ni la cantidad, ni el horario…) para que sea lo más efectivo y rápido posible.
Entre los tratamientos a poner en práctica estará la toma de jarabes, la administración de pastillas, la puesta de cremas, cambios de vendaje, tomas de temperatura o inyección de sustancias (si el tratamiento es largo es posible que el veterinario te indique cómo hacerlo).

Para que ningún problema nos pille desprevenidos es bueno tener preparado un botiquín con productos de uso exclusivo para tu gato que deberá contener:

· Termómetro. Nadie más podrá usar este aparato y tendrás que utilizarlo por vía rectal.

· Gasas, vendajes y esparadrapo.

· Desinfectante y limpieza (Betadine), agua oxigenada,...

· Cortaúñas especiales para gatos, unas pequeñas tijera y pinzas. 

· Jeringuillas de plástico (no de cristal).

Este botiquín nos servirá de apoyo a los tratamientos que nos indique el veterinario (y siempre bajo su consentimiento) o si tenemos que hacer frente a un accidente doméstico.

Etiquetas: GatitosGato enfermo

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS