¿Cómo le limpio la cara a mi gato? Ojos, boca y oídos

Estos órganos son muy dados a coger infecciones y otras enfermedades porque están muy expuestos, por eso tenemos que conocer cómo mantenerlos higiénicos. ¡Te contamos!

Observa la posible aparición de secreciones
Observa la posible aparición de secreciones

¿El gato se rasca mucho, ha dejado de comer, tiene legañas? Estas son señales que nos manda el cuerpo de que hay un problema, por eso una mirada a los oídos, a la boca o a los ojos quizá nos dé la clave de que algo malo le está pasando a nuestro animal.

Los oídos

Unos oídos llenos de cera, incluso con heridas por un rascado excesivo. Los oídos con picor o cera excesiva pueden deberse a la presencia de un pequeño parásito, muy sencillo de tratar, por otra parte.

Debemos revisar y limpiar las orejas de nuestro felino al menos una vez por semana. Buscar un sitio con luz para revisar ocularmente el interior de las orejas de nuestro animal. Cogeremos una gasa limpia y utilizaremos un espray ótico, que encontrarás en el veterinario o tienda especializada.

Lógicamente, si nuestro amigo tiene un oído pequeño utilizaremos el dedo más pequeño de nuestra mano para esta tarea. Una vez hayamos introducido suavemente el dedo con la gasa en el interior de su oreja, realizaremos pequeños y suaves movimientos circulares, con el fin de que se quede pegada la mayor cantidad posible de cera en la gasa.

Sacaremos el dedo con la gasa y lo examinaremos, si la gasa ha salido sucia, con restos de cera o suciedad, cogeremos una gasa limpia y repetiremos la limpieza en ese oído, tantas veces como sea necesario hasta que la gasa salga limpia. Nunca uses bastoncillos ni nada de algodón.

La boca

Una boca con mal olor en la que podemos ver, al levantar los labios, unos dientes llenos de sarro o encías enrojecidas.

La boca es uno de los puntos flacos del gato: úlceras en la lengua por lesiones víricas, infecciones en las raíces de los dientes, acúmulo de sarro, inflamaciones en las encías… Enfermedades que producen dolor al comer, con lo que el gato rechazará la comida, debilitándose cada vez más.

Para que esto no ocurra, tendrás que usar un cepillo de dientes que idealmente se usaría una vez al día. Compra uno que esté adaptado al tamaño y tipo de mandíbula de tu animal. Existen también sprays para limpiar la boca de los mininos, que acaban con las bacterias. También un pienso especializado en eliminar el sarro (consulta con tu veterinario). Evita darle comida que no sea la específica para felinos, porque a la larga producirá enfermedades en la boca, entre otras cosas.

Los ojos

Unos ojos inflamados, lacrimosos, pueden ser síntoma de diversas enfermedades y son causa para nuestro gato de malestar.
Tenemos que limpiarle los ojos cuando el animal esté tranquilo. Tú sabes cómo y cuándo calmarle, por lo que espera a que esté relajado. Obsérvale el ojo en busca de legañas o suciedad. Una vez revisado, utiliza una gasa como las que tienes para limpiar los oídos. Échale suero fisiológico y pásaselo por el lagrimal y bajo el ojo.

Los animales de nariz chata sufren muchos problemas en las fosas nasales

Algunas razas como los persas y similares, de tipo “braquicéfalo” (del griego: cabeza corta) son seleccionados por los criadores para ser cada vez más “tipados” (del inglés “tipped”= chato), llegando a tener una nariz plana entre los ojos. Sin entrar en consideraciones estéticas, estos gatos tipados, al igual que en las razas caninas ultrachatas, como los bulldogs, carlinos o pekineses, van a presentar una serie de problemas de salud producidos por esta deformación de las fosas nasales, que van a afectar tanto a los cornetes (dificultad del paso del aire) como a los conductos lagrimales (dificultad para evacuar las lágrimas). ¿Cuál es el resultado? Que nacen animales con respiración dificultosa, con tendencia al ahogo y a los ronquidos, a la conjuntivitis y a la formación constante de legañas. Este tipo de gatos necesitan más atención (aún) en estas zonas. 

La limpieza de la nariz no requiere tanta atención como los ojos y oídos pero se utilizaría de nuevo la gasa mojada con suero o agua.

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS