Cómo actuar si tu gato sufre un golpe de calor

Te contamos todo lo que necesitas saber si tu felino pasa por una situación como esta: prevención, síntomas, soluciones...

El calor puede ser muy peligroso para tu gato.

Las altas temperaturas propias del verano pueden ser muy perjudiciales para tu gato, que puede llegar a sufrir un golpe de calor. Este animal es muy vulnerable cuando los termómetros suben demasiado, puesto que a diferencia de los humanos, él no suda. Te explicamos cuáles son los síntomas y cómo actuar si tu felino pasa por una situación como esta. Una situación que no debe tomarse a la ligera puesto que puede provocarle daños en su cuerpo de carácter irreversible o en casos extremos, la muerte.

Asimismo, destacar que los gatos más propensos a sufrir un golpe de calor son los cachorros o gatos ancianos, los obesos, los de color negro (absorben más calor), los que sufren de alguna enfermedad que les debilite el sistema inmune y también aquellos con el hocico chato puesto que presentan vías respiratorias más acortadas.

¿Cuáles son los síntomas del golpe de calor en los gatos?

La temperatura normal de los felinos oscila entre los 38 y los 39,5 grados. En caso de que se superen, el animal tratará de regular la temperatura mediante la sudoración a través de sus almohadillas, la saliva o la zona genital. Además, si observas que comienza a emitir jadeos, debes estar alerta pues puede estar sufriendo un golpe de calor. Los síntomas del golpe de calor en gatos son los siguientes:

  • Su temperatura es superior a los 42 grados.
  • Tiene la lengua de color azul. El color azulado es debido a lo que se conoce como cianosis, es decir, la falta de oxígeno.
  • Está débil.
  • Presenta temblores en los músculos o incluso vómitos.
  • Se tambalea.
  • Produce abundante saliva.
  • Tiene un ritmo cardíaco elevado.
  • Las mucosas de las encías se vuelven azules.
  • Le cuesta respirar.
  • El felino no se quiere mover.

¿Qué hacer si mi gato sufre un golpe de calor?

Lo ideal es llamar inmediatamente a un veterinario que nos de instrucciones precisas, pero hay algunas soluciones de emergencia que podemos aplicar para mejorar la situación. Una vez identificados los síntomas, es preciso que actuemos con rapidez y apliquemos los primeros auxilios. Estos son algunos de los pasos que debes seguir.

  • Evita que su temperatura corporal suba todavía más y trasládalo a un sitio fresco. También puedes encender el aire acondicionado o poner un ventilador a baja potencia. Aquí es necesario dejar claro que no debes reducir su temperatura de golpe, sino hacerlo de manera gradual pues de lo contrario podría sufrir una hipotermia.
  • Aplica frío, pero no de cualquier manera ni en cualquier parte. Te recomendamos que utilices un paño mojado con agua fresquita y lo apliques en zonas como cabeza, cuello, pecho, patas y vientre. Nunca utilices una toalla entera, en su lugar trapos o gasas. Además, destacar que lo ideal es conseguir que la temperatura de tu gato descienda al menos hasta los 39 grados.
  • Humedece su boca con agua (puedes utilizar un difusor en spray), pero no le obligues a beber.
  • Ponlo bajo un chorro de agua. Es importante que no esté demasiado fría y que el chorro no tenga excesiva potencia.
    Una vez que hemos hecho esto, es importante acudir al veterinario para descartar posibles daños y que nos dé algunas pautas a seguir.

Cómo prevenir un golpe de calor en gatos

Las consecuencias de un golpe de calor pueden ser fatales para tu gato pues, como hemos dicho, puede acarrearle la muerte. Por eso, y como sabemos que es mejor prevenir que curar, vamos a darte algunos consejos para evitar que esto suceda.

  • En primer lugar, es muy importante que durante los meses de calor, el gato siempre tenga acceso a una zona fresca y con sombra. También es recomendable disponer de fuentes de agua corriente para el gato, que podrás encontrar en algunas tiendas especializadas en animales.
  • No le des comida en las horas más calurosas del día.
  • Por supuesto, nunca le dejes encerrado en un coche incluso si va a ser durante un periodo de tiempo muy corto. Puede ser fatal para el animal debido a que la temperatura en su interior podría subir muy rápido y provocarle la muerte. Además, tampoco lo dejes encerrado en un transportín y menos aún si es bajo el sol.
  • Si es una raza de manto largo, acude a un peluquero de mascotas para que le corte el pelo.
  • Ten siempre bebederos con agua fresca a su disposición.
  • No dejes que haga ejercicio bajo el sol.

CONTINÚA LEYENDO